¿QUIÉN ES MÁS ‘AXELKICILLOFF’ EN ESPAÑA: JC10, RALLO, ALVARITO NADAL O LACALLE*?

¿Peligra el modelo exportador español?
08 Feb 2014(14:41)

¿QUIÉN ES MÁS ‘AXELKICILLOFF’ EN ESPAÑA: JC10, RALLO, ALVARITO NADAL O LACALLE*?.-

Los axelkiciloffs popularcapitalistas, ya falsosocialistas ya falsoliberales, no entienden que Keynes no es nada socialista.

Todo Keynes se resume en tres ideas:

– el Gasto (Consumo, Inversión y Comercio Exterior) es causa de la Producción y de la Renta, y la prosperidad depende de él (esto nos conecta al “patrás” subjetivista, segun el cual las cosas “valen” lo que la gente está dispuesta a pagar por ellas: “todo ‘es’ expectativas”);

– no hay nada inherente en una depresión que acabe con la misma (el desempleo no es incompatible con el equilibrio; según el delirio subjetivista, como el agua “vale” un potosí en el desierto, y yo tengo agua, ¡que haya desierto!); y

– se preserva mejor el Sistema, no a través del Gasto individual, sino del colectivo que hacemos a través de ese magnífico invento liberal para amortiguar la lucha de clases que es el Estado.

Por contra, para el socialismo:

– el énfasis está en la Producción y la Renta (Teoría Clásica del Valor Trabajo, de Adam Smith y David Ricardo);

– en las crisis capitalistas (que son de sobreproducción, porque se produce para intercambiar por dinero y no para satisfacer necesidades), sí hay fuerzas reequilibradoras, aunque destructivas; y

– se ataca el Sistema aprovechando convenientemente estas fuerzas.

Darle la espalda a Keynes o a Marx, es tan necio como dársela a Kant, a Tomás de Aquino y a Platón y Aristóteles.

El papel de los mixtificadores popularcapitalistas es que no veas las cosas como son y que estés embobado con las sombras dejando expedito el camino a los estafadores:

Ved a los mixtificadores debatiendo en segundo plano (al fondo, fuera de la caverna, estamos nosotros, je, je):

Que Keynes dijera que “el Trabajo es el único factor de producción” es aprovechado por Axel Kicilloff para defender que, siendo keynesiano, puede uno defender que el valor de las cosas depende del Trabajo (¡cuando el mismo Keynes decía literalmente que el valor de cosas dependía de la Escasez**!).

(Me llama mi mujer para comer. Hay cigalas a la plancha. Beberemos Martin Codax. Un día de estos colgaré en Youtube la música del tapón. ¿Ustedes qué piensan: que las cigalas son caras porque son raras o porque cuesta más tiempo pescarlas?)

G X L

___

* Soy generosísimo con Lacalle: no le meto ni donde Hódar ni donde David de Ugarte.

** Pobreza es la forma más perfecta de decir Escasez (por cierto, qué maravilloso es poder poner mayúsculas, como hacen los alemanes).

(Nosotros no hemos dicho nunca que el Estado tuviera capacidad ilimitada para endeudarse. Antes al contrario, somos de los pocos que hablamos del Fiscal Limit, ese punto variable a partir del cual ya no puede financiarse deuda pública nueva con el sistema tributario vigente. Lo que sí hemos dicho es que, a diferencia de hogares y empresas, no hay modelos matemáticos ampliamente aceptados para cuantificar el límite del endeudamiento de las administraciones públicas. De ahí la importancia de las aproximaciones intuitivas, como la prima de riesgo. El Estrangulamiento Financiero Total Final es una situación que está más allá del Límite Fiscal. En éste ya llevamos bastante tiempo. Aprovecho para decir que las cigalas estaban muy ricas.)

AYER ACTUÓ DANIEL LACALLE EN LA SEXTA.-

Su mensaje es antisistema, pero facha. Tiene dos partes buenas, una extensión errónea y un hilo conductor delirante.

Las dos partes buenas:

– ANTIPISITOFILIA; y

– ANTICREDITOFAGIA.

La extensión errónea:

– ANTITRIBUTARISMO.

El hilo conductor delirante:

– ANTIESTATALISMO.

La pisitofilia es mala. No funciona su intento por discernir entre obra pública y vivienda. Dice que sí ha habido burbuja y que sí ha pinchado para no volver a hincharse nunca jamás. El modelo productivo ha cambiado para siempre.

La creditofagia es mala. Aunque él no la presente como un pecado “nuestro” sino una imposición socialistoide del Club de la Impresora.

Hay falta de actividad y desempleo porque la iniciativa privada está sanguijueleada por el sistema tributario, más aún hoy que nunca porque, en vez de reducir el gasto público en paralelo al agujero de recaudación extraordinaria dejado por el pinchazo de la burbuja, lo que se pretende es suplirlo sobreexprimiendo la economía ordinaria.

Y, finalmente, el Estado es una empresa aparte, tipo Spectra, llena de villanos. El Estado no es “nuestro”. Tú y yo estamos al otro lado de la acera: somos la “santa” empresa privada.

El discurso lacalleano parece hayekiano, pero es keynesiano-friki: el Gasto es superimportante, aunque no para bien, sino para mal; el Gasto Público debe ponerse al servicio de la estabilización, pero no en positivo, sino en negativo.

Por eso vemos tanto paralelismo con Kicilloff, que hace lo mismo sólo que en imagen especular. De ahí que Lacalle funcione tan bien com histrión televisivo en progrmas “rojos”.

Que su discurso sea friki ya sería suficiente para encantarnos. Pero en realidad nos gusta porque carga abiertamente contra la “himbersión” inmobiliaria, para desesperación de carmonas y maruhendas.

Su apoyo implícito al PP es, en realidad, un abrazo de oso:

– “Sí, sí, mucho liberalismo, pero de boquilla”.

Tiene tres puntos muy débiles:

– el Estado no es destinatario de Renta sino un mero bombeador, por lo que los tributos hay que verlos como la forma de recaudar determinada parte de la PRIVATE TAXATION (pensiones e intereses fijos);

– si es verdad que hay una expansión monetaria tan “monstruosa” (sic), ¿por qué las expectativas son deflacionistas?; en determinado momento de madurez tendrá que contestarse; la evolución natural de Lacalle es, pues, hacia el Enfoque Estructural de la Renta, pero entonces ya no le sacarán por televisión ni sus clientes querrán darle dinero para que lo gestione; y

– absoluto silencio en relación con pensiones y los superhonorarios de trabajadores-directivos; y, en relación con estos últimos, ausencia total de una crítica microeconomica que se supone que debiera existir en una mentalidad tan hipotéticamente pro-privatista.

Lacalle es un intervencionista más ávido de dinero venga de donde venga. Por ello invoca a sensu contrario el Club de la Manivela estajanovista. Un obrerista facha pero con la contradicción de que acepta la tesis burbujista. Por ello da un espectáculo de lucha libre mexicana contra falsosocialistas. Su “gran” baza es que es nieto de un Ministro de Franco y, como en el caso de Garicano, que vive (e “himbierte”) en Londres, por lo que cree que puede ningunearnos cuando viene de visita deslumbrante al pueblo, dados nuestros trajes de pana y pañuelos de cuatro nudos hasta las cejas:

G X L

LA HIPOTÉTICA “RECUPERACIÓN” SÓLO ES MÁS DÉFICIT PÚBLICO Y CIDCAMPEADORACIÓN DEL MODELO CONSUMO & CONSTRUCCIÓN MUERTO.-

Invertir-invertir sólo se invierte en Valor.

Invertir en precios es “himbertir”.

Los subjetivistas valorativos creen que una cosa “vale” el precio que la gente está dispuesta a pagar por ella. “Himbertir” en precios supone que se quiere que el objeto de “himbersión” se encarezca. Cuando se trata de un bien básico, como la vivienda, que además es un coste de la economía ordinaria, “himbertir” se convierte en una hijoputez o una cabronada. Las sociedades que se entregan a la “himbersión” inmobiliaria son sociedades de hijoputitas y cabrones, perdóneseme la expresión.

El sistema es objetivista: las cosas tienen Valor por sí mismas; especialmente, esa universalidad de elementos patrimoniales de Activo y Pasivo que constituyen el Capital-Empresa.

Los antisistema, por contra, son subjetivistas. Hay dos tipos:

– injustos conmutativos; y

– explotadores de la escasez* (o de los cuellos de botella o de las restricciones de Goldratt**).

Estoy esperando a que alguien diga algo en relación con estas ideas.

Gracias por leernos.

___

* La Pobreza es la forma perfecta de la Escasez

** Literalmente, rata de oro; nada mejor para expresar lo que pienso sobre los “himbersores” en escasez.

DEBERÍAMOS DISTINGUIR ENTRE EXPECTATIVAS DE REVALORIZACIÓN Y EXPECTATIVAS DE REPRECIACIÓN.-

Hace 30 años, en Bilbao, un anticuario tenía, a escala y en bronce, la estatua de Marco Aurelio en el Campidoglio. Reuní el dinero para comprarla. Cuando entré en la tienda me salió a recibir muy simpático, enfundado en su americana de tweed, me dijo:

– “Hemos reinventariado y actualizado el Valor de los bronces”.

¡Ja, ja, ja! Juro que esto que cuento es verdad.

Había encarecido sus precios y lo llamaba revalorización.

Son las trampas de la neolengua.

Los “himbersores” nos proponen:

a) que paguemos por las cosas más de lo que valen; y

b) que intentemos vendérselas a otro todavía más caras.

Lo mismo podemos decir del concepto clásico de Plusvalía: hay un tramo de Valor que, monetizado, no se utiliza para retribuir al Trabajo, único factor de producción; lo acumulamos para conformar el Capital-Empresa.

Hace tiempo que el legislador dejó de llamar plusvalías a los incrementos de patrimonio.

Como homo ?conomicus nos interesan los incrementos patrimoniales que responden a aumentos del Valor. El resto, los que responden sólo a precios, son un juego de suma cero en términos de Valor, como un póquer.

UNA SOCIEDAD QUE “HIMBIERTE” ES UNA SOCIEDAD DE TAHURES.

Esto es lo que es verdaderamente reprochable de los gobernantes españoles: venden la maldad como bonanza económica.

Estamos en una época histórica (tras la devastación de una peste económica) en la deberíamos autobombardearnos con mensajes de amor y fraternidad. Sin embargo, se apela a nuestras bajas pasiones:

– “Ya estamos ‘recuperandonos’, pequeños aprendices de Satán; ya pronto podréis volver a “himbertir”.

G X L

LA AUSTERIDAD FISCAL NO ES INCOMPATIBLE CON EL GASTO VERDADERAMENTE SOCIAL, SINO TODO LO CONTRARIO.-

La austeridad fiscal es incompatible con:

– la no tributación de las plusvalías inmobiliarias;

– la no tributación de los alquileres;

– la deducción-IRPF-vivienda;

– la recaudación policial-judicial de alquileres;

– la simulación de alquileres empresariales deducibles fiscalmente;

– pensiones superiores a los salarios;

– deuda pública para administrar coyunturalmente la insuficiencia fiscal estructural;

– extratipos de prodigalidad en la deuda pública; y

– superhonorarios de trabajadores-directivos (inexistentes en el Estado pero no en las empresas contratistas del Estado).

La austeridad fiscal es incompatible, en suma, el uso del Estado para bombear de Renta hacia inútiles. En una palabra:

LA AUSTERIDAD FISCAL ES INCOMPATIBLE CON LA PRIVATE TAXATION.

Los kicilloffs quieren hacernos comulgar con la rueda de molino de que el ajuste o debe hacerse en beneficios empresariales (los kicilloffs propios) o en salarios (los kicilloffs impropios), pero siempre preservando la Private Taxation.

G X L

Leer más: Comentarios del usuario pisitofilos_creditofagos http://bit.ly/1iCaWwy

TODA LA ECONOMÍA SE RESUME EN CUATRO DISTINCIONES.-

1) TRABAJO Y CAPITAL;

2) VALOR Y PRECIOS;

3) PRODUCCIÓN, RENTA Y GASTO (CONSUMO, INVERSIÓN Y COMERCIO EXTERIOR); Y

4) TIPOS DE GRAVAMEN, DE INTERÉS Y DE CAMBIO.

Nosotros nos limitamos a proponer que, al hablar de la Renta, se tenga en cuenta:

– el devenir estructural; y

– el rentismo improductivo (que importa una de cada tres unidades que se producen).

(El 20/02/2010, en relación con el Endeudamiento Máximo, en el blog de Conthe, escribí lo siguiente: “Un banquero ginebrino, pero católico, durante la burbuja, me dijo c-o-n r-e-t-r-a-n-c-a que, t-e-ó-r-i-c-a-m-e-n-t-e, no hay límite, o sea, que EM = i-n-f-i-n-i-t-o”. El subrayado lo pongo ahora. A continuación desarrollé por qué, en mi modesta opinión, dicha afirmación era una chorrada. Desafortunadamente lo hice en formato irónico y veo en transicionestructural.net que hay quien no lo entendió. Terminé el inciso con la siguiente frase: “Además, s-i n-o-s d-e-j-a-n, podemos pagar deudas incurriendo en nuevas deudas y, así, hasta la Parusía”. Pero rematé bien diciendo lo siguiente: “Lo que venimos diciendo desde el principio de la crisis es que a la banca sólo se le pueden reprochar tres cosas:

– haber más que saciado la demanda de cadena y bola zombificando a los membrillos,

– haber dispersado el riesgo crediticio eficacísimamente -¡qué hipocresía y cinismo la de los banqueros que se nos presentan poniendo cara sonrojada de bobo-cateto del toco-mocho, diciendo que vendían productos que no comprendían!-, y, ¡atención!,

– haber cortado el grifo a tiempo.

(…) No va a haber revoluciones sistémicas ni Eras de Acuario ni nada. No va a haber nada que no sea des-endeudar, o sea, pagar lo que se debe hasta que los acreedores decidan que sus deudores vuelven a ser credit worthy. Lo que nos interesa cuando estamos endeudándonos sólo es en qué niveles relativos de endeudamiento se agota nuestra endeudabilidad. Y, cuando estamos des-endeudándonos, lo que nos interesa es recuperando qué niveles de endeudamiento vuelve a haber endeudabilidad. Y aquí es donde queríamos llegar: ¡no sabemos qué niveles son esos! Si se fijan, no hay análisis sobre endeudamiento que no sea comparativo. Entonces, sólo podemos guiarnos por sensaciones y expectativas, algo tan evanescente como el “sentimiento de mercado” del que hablamos en Bolsa. Como tenemos buen oído (no se puede crear sin la humildad de aceptar lo que otros han creado antes), tenemos que considerar que, en España, habrían llegado a su EM:

– los hogares,

– las sociedades no financieras,

– buena parte de las sociedades financieras (todas las Cajas de Ahorros, sin excepción, y un ramillete grande de bancos privados), y

– las Administraciones Públicas Locales (Ayuntamientos) y Regionales (CCAA).

Sólo el Estado tendría Margen de Endeudabilidad, por ser quien es, claro está; y, ¡cuidado!, porque la frontera entre la deuda privada y la pública es muy borrosa. Esto es así y sería estúpido no aceptarlo en nuestros análisis, aunque como decimos es también estúpido intentar razonarlo porque sólo se llega a ello a través de la lógica difusa. Cuando uno se hace viejo, pierde capacidad de enfoque con la vista (presbicia) y, entonces, es cuando, paradójicamente, empieza a entender las cosas”.

Nosotros nunca hemos dicho la sandez de que el endeudamiento no tiene límites, como discutíamos con el banquero ginebrino, a la sazón familiar nuestro, el cual, por cierto, ya se ha apeado de semejante delirio.)

09 Feb 2014(13:40)

(Decir que Carmona es un sectario izquierdista es una frikada. Carmona es un popularcapitalista pisitófilo creditófago que se lo monta de “socialista”. Ayer, en La Sexta, se limitó a defender el Antisistema mostrando las inmensas contradicciones del popularcapitalismo pretendidamente antipisitófilo y anticreditófago. Reconózcaseme que ir por la vida de popularcapiatlista y cargar contra la pisitofilia y la creditofagia es un oxímoron de tomo y lomo. Ayer sólo vimos un tongo de lucha libre mexicana para mayor gloria del antisistemismo ortodoxo, el falsosocialista, lo que requería la humillación de algún energúmeno friki del campo falsoliberal, para lo que Daniel “Impuestos” Lacalle se presta últimamente porque los garbanzos son los garbanzos. Había que ver cómo los maruhendas se echaban las manos a la cabeza la media docena de veces que nuestro héroe dijo aquello de que “esto era un burbuja inmobiliaria”, razón por la que le adoramos. Hay que reconocer que fue divertidísimo:

No obstante, para mi gusto, hubo demasiado corte publicitario y pocas tías buenas:

http://media22.elsiglodetorreon.com.mx/i/2008/11/100617.jpeg)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s