EL COMPLEMENTO DE PRODUCTIVIDAD DE LA INSPECCIÓN DE HACIENDA ESTÁ MAL DISEÑADO.-

La fallida reforma local

Por: Santiago Lago Peñas | 12 de febrero de 2014

Publicado por: pisitófilos creditófagos | 17/02/2014 12:52:06

DE LOS CINCO NIVELES DEL SECTOR PÚBLICO, EL LOCAL ES AL QUE LE TOCA SUFRIR LA DICTADURA DE PROXIMIDAD REGIONAL.-

En España, la ideología de acompañamiento del expansionismo regional es una ideología fascistoide según la cual España es sólo una amalgama de 17 unidades de destino en lo universal, unas, grandes y libres, dotadas de un hipotético Volksgeist que se canaliza a través de, respectivamente, 17 órganos administrativos regionales, de los 262 que hay en la UE.

Las regiones limitan al norte con el Estado y al sur con las Administraciones Locales.

El Estado, que sí tiene competencias para diseñar el sector público administrativo local, sin embargo, se autocontiene para no herir la susceptibilidad del ogro fascistoide regional, que está coaccionándole desde 1978.

En España, EL ESTADO ESTÁ REPLEGADO. Y esta es una de las grandes razones por las que se ha podrido la situación fiscal general llegándose a la impresentable INSUFICIENCIA FISCAL ESTRUCTURAL.

Aprovecho para decir lo siguiente.

LA COMPETITIVIDAD NO DEPENDE DE LOS SALARIOS.-

La competitividad depende de los precios.

Los precios dependen de los costes salariales, sí, pero dentro de ellos hay anidadas dos partidas, que suponen nada menos que dos tercios de éstos, y que no son rentas salariales:
– rentas inmobiliarias que han de satisfacer los trabajadores (todos los meses si son inquilinos o de una tacada si son “himbersores”); y
– pensiones y subsidios, vía tributaria, y que incluso retiene el Estado antes de pagarse las nóminas.

Llevamos 7 años desde que pinchó-derrumbó la burbuja-pirámide generacional.

Enseguida los cuarteles generales reprimieron el rentismo financiero, para dar holgura a la cuerda del ahorcado. Bien hecho.

Pero, acto seguido, se pusieron al servicio del ajuste:
– las rentas salariales (despidos, rebajas salariales directas y reforma laboral); y
– las rentas empresariales (subida de una imposición indirecta ya no tan repercutible, económicamente hablando).

Pero la represión financiera, salarial y empresarial daña la economía ordinaria.

Hay, pues, un punto en el que hay que empezar a pensar en reprimir el rentismo improductivo y olvidarse de resurrecciones burbujiles.

Según nuestro leal saber y entender, debiera reprimirse el rentismo inmobiliario. Desafortunadamente, no se va a hacer. Pero lo peor es que, en vez de poner las pensiones y subsidios al servicio del ajuste (lo que inmediatamente generaría un examen de conciencia inmobiliaria), se va a intentar una segunda ronda de represión del rentismo productivo.

Gracias por leernos.

Publicado por: pisitófilos creditófagos | 17/02/2014 12:45:12

Promemoria.-

La Renta es un sistema de tres vasos comunicantes:
– rentas salariales en sentido estricto;
– rentas empresariales o del capital-empresa;
– cuatro grandes grupos de rentas improductivas:

. rentas inmobiliarias;
. pensiones;
. rentas financieras fijas; y
. superhonorarios.

El Estado no es destinatario de Renta. Sólo la bombea.

LO QUE ESTÁ EN CRISIS NO ES EL ESTADO DEL BIENESTAR SINO EL CAPITALISMO POPULAR.

EL COMPLEMENTO DE PRODUCTIVIDAD DE LA INSPECCIÓN DE HACIENDA ESTÁ MAL DISEÑADO.-

Por razones profesionales, trato con mucho Inspector de Hacienda de verdad (sólo lo son la cuarta parte de los menos de 2.000 que tienen el título).

Los IdH se dividen en Directivos (Libre Designación) y Unidades (Concurso).

Dado que el CdP de la IdH es un concepto presupuestario fijo, su reparto se ha convertido en un juego de suma cero carroñero, en el que, para maximizar la cuota de participación en la bolsa, objetivamente:
a) los Directivos están interesados en que fracasen las Unidades; y
b) las Unidades están interesadas en que fracasen las demás Unidades.

Pero lo más importante es: ¿La IdH tiene que tener CdP o debe cumplir su función pública y disuadir a los defraudadores? Los padres de la Dirección por Objetivos (Drucker, Dale, Koontz, O’Donnell, McGregor, etc., decían que la DpO no era aplicable en el Estado. Stiglitz fue un paso más allá estableciendo que la función pública no tiene absolutamente nada que ver con las empresas privadas en cuanto a finalidad; decía que la misión de los funcionarios no es maximizar beneficios ni buscar clientes sino, sencillamente, cumplir con las potestades de que son titulares sin desviación de poder.

Estamos siendo unos horteras en materia de diseño de la función pública.

Padecemos la concepción de la IdH propia de la burbuja-pirámide generacional, cuya misión es no interferir en la generación de rentas inmobiliarias.

LA REFORMA QUE SE ESTÁ REALIZANDO DEL FUNCIONAMIENTO DE LA INSPECCIÓN DE HACIENDA NO ES TAL. Sólo es una ofensiva interna, protagonizada por los Directivos de Madrid, hipotecadísimos e inmomutiladísimos, para gozar de una “fast track” retributiva con que administrar su ruina personal a costa de las Unidades.

Como en tantas otras cosas, en vez de afrontar la Transición Estructural, España tiene la cabeza metida debajo del ala y el desorden va en aumento. No va a haber ninguna resurrección del modelo muerto Construcción & Consumo Efecto Riqueza. Caminamos inexorablemente hacia el ESTRANGULAMIENTO FINANCIERO TOTAL FINAL. Y, o reaccionamos, o acabaremos comiéndonos crudos unos a otros.

Gracias por leernos.

Un tercer dato:

c) El tramo para Directivos, del Complemento de Productividad, cuantitativamente, ya es superior al tramo para las Unidades o por ahí le anda.

Según mi leal saber y entender, el CdP de la IdH es una chapuza hilarante.

Otro dato: a diferencia de lo que estoy leyendo hoy en la prensa, sé que la horquilla de retribuciones totales de las Unidades no es 80-90 mil euros, sino 60-70 mil euros. Hago la declaración del IRPF desde hace años a varios profesionales y hoy en día, los IdH-Unidades se han quedado muy atrás. No así sus Directivos, que ganan como un senior medio o medio-bajo de un bufete.

En suma, Hacienda da pena. ¡Quién te ha visto y quién te ve! Recuerdo que, cuando yo empezaba, los IdH eran unos señores. Hoy, los pobres, sobreviven con sus hipotecones en un Madrid que no perdona no tener un gorda.

Publicado por: pisitófilos creditófagos | 18/02/2014 9:53:40

Dos datos adicionales al comentario anterior necesarios para comprender totalmente el Complemento de Productividad de la Inspección de Hacienda:

a) Los Directivos participan en el reparto con una cuota que no depende de variables ni parámetros, a diferencia de las Unidades, sujetas a control exhaustivo (número de diligencias y actas, importes liquidados, etc.); los contribuyentes sólo tratamos con las Unidades, nunca con los Directivos; en toda inspección, siempre hay un momento en que te sacan el odioso y sonrojante “fírmame de conformidad que voy fatal de objetivos”;

b) el Cuerpo Técnico (Subinspectores), prácticamente no cobra nada en concepto de Complemento de Productividad.

YO NO DIGO QUE LAS ADMINISTRACIONES PÚBLICAS NO TIENEN OBJETIVO SINO QUE LO QUE LLAMAMOS “OBJETIVOS” ES MERO BENCHMARKING ALEGAL E, INCLUSO, ILEGAL.-

– Confusión de objetivos e indicadores.- En la Inspección de Hacienda, un objetivo sería, por ejemplo, destruir el IVA a devolver en los pases de suelo con que se desfalcan las Cajas de Ahorros. Sin embargo, los “objetivos” de los inspectores giran en torno al número de actuaciones y a la cuantía de las deudas liquidadas, es decir son meros indicadores de actividad. La mejor manera de ser ineficaz es siendo ineficiente el camino equivocado. De hecho, durante la burbuja, el IVA a devolver en los pases de suelo ha sido “santificado” mediante actas de la Inspección que sólo lo modificaban parcialmente, para “hacer puntos”. “Trabajar más cobrando menos” es mero taylorismo; es la productividad vía numerador que, en España, ha sido defendida cínicamente por el exjefe de la CEOE, ahora encarcelado.

– Los gestores públicos sólo pueden aspirar a un mero benchmarking insustancial.- ¿Por qué los gestores públicos enseguida te sueltan que “la culpa la tiene Madrid”? Los que nos relacionamos con funcionarios tenemos muy presente que hay una cosa que se llama potestades administrativas y otra que se llama desviación de poder. Hoy en día las potestadas están muy regladas. Los gestores públicos sólo tiene margen de discrecionalidad para cosas relativamente irrelevantes. Por deinifición, sólo pueden fijar benchmarks en ellas. Por ejemplo, en el ámito que trabajo yo, no te pueden extender las inspecciones más de un año, pero pueden acelerarlas. Si osan poner por escrito los benchmarks en esta materia (p.e., número de días para investigar cuentas corrientes), la decisión se convierte en un acto administrativo impugnable porque causa indefensión o/y perjuicio comparativo. Otro ejemplo: ningún funcionario fiscal tiene poder para decidir no recaudar una deuda por insignificante que sea; cosa que no pasa en la empresa privada, donde sí hay personas con cara y ojos que ordenarán el “write off”, como pasa con la parte de los valores inmobiliarios que se ha perdido para siempre en los Balances del sistema financiero al venirse abajo la burbuja-pirámide generacional. De hecho, la Inspección de Hacienda no tiene oferta de documentación formal para que tú sepas qué “objetivos” tiene contigo la unidad de inspección que te toca. Como lleva pasando desde mediados de los 1980s, cuando tuvo lugar la infección de horteras popularcapitalistitas, el Estado español está copianto lo peor de la empresa privada para fardar de modernidad, aunque a la vez se presenta la “himbersión” en precios inmobiliarios como si generara riqueza, tratándose de una coacción en la que tu ganancia depende de que un bien básico, que es un coste que lastra la economía ordinaria, sea escaso, o sea, que seamos pobres en él.

– Fíjense cómo, en la función pública, no hay “objetivos” a largo plazo.- Lo poco de la función pública que es controlable mediante benchmarking por los gestores públicos forma parte de la ejecución presupuestaria, que es un proceso contable anual. Esta cuestión, por sí sola, zanja todo debate en relación a la necedad de la DpO en las AAPP. El largo plazo obligaría a condicionar recursos que exceden de la autorización presupuestaria por el Parlamento. Debería haber Leyes de Presupuestos Plurianuales, que no las hay. A lo sumo hay proyección de escenarios presupuestarios. Los que sí tienen objetivos a largo plazo son los Partidos Políticos y las personas que sirven en las AAPP.

– Fíjense cómo no hay “objetivos” que involucren los 5 escalones del sector público.- ¿Acaso, por ejemplo, la pereza no es un pecado capital tanto local, como regional, estatal, supraestatal y mundial? ¿Por qué no hay protocolos contra la pereza de los funcionarios como contra el SIDA? Lo que llamamos “objetivos” no es más que puñeterismo funcionariofóbico.

– Las retribuciones de los funcionarios son legales.- Se fijan por las leyes de presupuestos. Es más, el ejercicio de la función pública es un derecho-deber y la retribución no es constitutiva de la relación estatutaria de los funcionarios. Los funcionarios tienen la obligación de ejercer sus funciones incluso sin cobrar por ello, llegado el caso. Si les ponemos un Complemento de Productividad, creamos un póquer entre ellos: uno se llevará lo que no se lleve el otro. Objetivamente, todos estarán interesados en arrebatarle el Complemento a los demás. Esto es lo que está pasando en un Madrid (sede la de dirección del Estado), donde los cuarentoncillos hipotecados están arruinados y necesitan una “fast track” en materia de retribuciones para respirar, cosa que sólo pueden conseguir arrebatando un trozo del Complemento de sus compañeros, especialmente de provincias (“donde se vive mejor con menos dinero”), y que automáticamente pasan a ser sus enemigos objetivos. ¡Y, a la función pública, que le den! La decisión de los funcionarios superiores se convierte en una disyuntiva: “o me meto en puestos con Complemento de Productividad fijo e intocable (Directivos) o, quedándome en las Unidades que tienen que ganarse su “productividad” (ja), asumo que mi Complemento tenderá a cero, me conformo con ello y que trabaje Rita, lo que le vendrá de perlas a mi Directivo de turno, porque entonces le quedará el Complemento magro a él sólo (como cuando, en el póquer el membrillo renuncia a jugar una mano ganadora)”.

– El Complemento de Productividad en la Función Pública es un juego con equilibrio de Nash en cero.- Que nadie haga nada es lo perfecto. Imaginemos una guerra en la que nadie disparara ningún tiro o un hospital en el que no se admitiera la entrada a enfermos.

– Definición de hortera/horterada.- Lo hortera tiene dos elementos: a) descarrilamiento (que no mero descarrío); y b) soberbia. No sólo te dan gato por liebre sino que te quieren hacer comulgar con una rueda de molino. Si sólo hubiera descarrilamiento, sólo estaríamos frente a la cursilería y el ridículo.

– Los idiotas dostoyevskianos de la DpO Pública forman parte de la fauna rechinante que nos ha tocado vivir en esta época de El Pisito & El Terruñito & Las Ideítas. La DpO Pública es tan “moderna” como un Seat 600 con alerones: imaginemos un contador de padrenuestros y avemarías en los confesionarios para evaluar la productividad de los curas poniendo penitencias.

– La objetivitis en la función pública pasará. Todo volverá a su ser. Los administrados no queremos que las AAPP tengan “objetivos”. Queremos que un policía sea un policía y, un maestro, un maestro. En el medio habrán quedado crucificadas casi dos generaciones de funcionarios: los nacidos entre 1960 y 1980.

Perdón, he puesto: “La mejor manera de ser ineficaz es siendo ineficiente el camino equivocado”. Debe poner: “La mejor manera de ser ineficaz es siendo eficiente en el camino equivocado”.

Aprovecho para añadir que los mejores funcionarios son los que saben ejercer bien su función pública, no los que cumplen “objetivos”.

NO ENTIENDO POR QUÉ DEGRADAMOS A LOS FUNCIONARIOS LLAMÁNDOLES EMPLEADOS PÚBLICOS. Es tirar piedras contra nuestro propio tejado. Además, cuando nos interesa, ¡bien que subrayamos que no son empleados! Por ejemplo, para robarles pagas extra o para aplicarles la ley de incompatibilidades, sus normas especiales disciplinarias y los delitos específicos que hay contra ellos en el Código Penal.

Explicación sobre Stiglitz ante el avasallamiento de un lector que nos reprocha sin fundamento hablar de balde.

Stiglitz dice literalmente que “el” objetivo del Estado no es maximizar el beneficio (que es “el” objetivo de la empresa privada) sino maximizar “su” tamaño.

Cada órgano administrativo tiene un “tamaño” asignado. Se trata, pues, de cumplir con las potestades que tiene atribuidas y sólo con ellas. Si no, veríamos, por ejemplo, un juez que se mete a gestionar pasaportes; no, el juez debe maximizar su tamaño de juez, intentando copar toda la función asignada y sólo ella.


¿DÓNDE CONSTAN LOS “OBJETIVOS” QUE LOS FUNCIONARIOS DIRECTIVOS DE LA AEAT LES PONEN A SUS COMPAÑEROS DE LAS UNIDADES?.-

Yo lo que quiero que se me diga es si los maravillosos “objetivos” de los funcionarios de la AEAT están sujetos a transparencia administrativa o deben estar ocultos.

También quiero que se me diga qué “objetivos” tienen los Directivos. Los de las Unidades ya me los cuentan los inspectores de base tanto A1 como A2 con que me relaciono profesionalmente (los contribuyentes no hablamos con los Directivos, que están todo el día encerrados en sus despachos; por cierto, los jefes de las Unidades, de momento, tienen cubículos, pero todo apunta a que pronto será toda la AEAT un área diáfana, donde te tendrán sentado interrogándote y lo oirá todo la competencia sentada en la mesa contigua; ¡QUE TAMBIÉN SEAN DIÁFANOS LOS “OBJETIVOS”!).

A lo mejor los “objetivos” de los Directivos, que se llevan una cantidad fija y segura de la bolsa del Complemento de Productividad a costa de menguar la participación en dicha bolsa de sus compañeros que sí hacen actas y diligencias y ahí su trabajo es mensurable fácilmente, sólo consisten en fichar a su hora y coordinar.

La única verdad es que, con tantos “objetivos”, HACIENDA ESTÁ EN SITUACIÓN DE INSUFICIENCIA FISCAL ESTRUCTURAL tras el pinchazo-derrumbe de una burbuja-pirámide generacional y el desfalco histórico de las Cajas de Ahorros.

¿Deben los administrados conocer los “objetivos” de los funcionarios o sólo tener un documento político donde se digan generalidades? ¡Es que ni siquiera pienso que una empresa privada tiene derecho a mantener en secreto los “objetivos” de su DpO!

La implantación de “objetivos” en la Administración proviene de la Ley 30/1984, represiva del funcionariado. La funcionariofobia formaba parte de la ofensiva falsosocialista y falsoliberal empeñada en “salvar” a los trabajadores convirtiéndoles en capitalistitas populares. A mediados de los 1980s fue cuando se pervirtió la DpO druckeriana. Entonces fue cuando empezaron a generalizarse los superhonorarios de los trabajadores-directivos, cuya naturaleza jurídica y económica es salarial. Y fue, también, cuando los objetivos de verdad desaparecieron siendo sustituidos por indicadores tayloristas. Una regresión en toda regla en el Management, todo hay que decirlo. Como en tantas y tantas cosas.

Hoy sólo los idiotas dostoyevskianos se creen los “objetivos”, por ejemplo, en los bancos. Eso sí, si no los cumples, te echan. ¿Y quién te echa? ¿Los accionistas? No. Te echan compañeros tuyos reclutados para la casta de trabajadores-directivos supermegahiperbienpagados a tu costa.

El Complemento de Productividad en la Función Pública sólo es un juego de suma cero en el que el equilibrio de Nash está cuando la porción de jugadores que sí tienen que ganárselo no trabajan nada y se lo llevan todo quienes participan a piñón fijo. Yo lo que quiero es que se me conteste a esto y no se digan maravillosas palabras poéticas sobre la eficiencia.

También quiero que los objetivitos contesten la antigua frase: “No hay mejor forma de ser ineficaz que siendo eficiente en el camino equivocado”.

Esto es lo que hay, señores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s