La política es mentir

pisitófilos creditófagos dice:
23 enero, 2016 a las 22:56

¡Cuidado! “La política es mentira” es una frase que muy bien podría encajar en esta recopilación:
http://elmeme.me/santiago_sarceda/16-frases-que-llevaron-a-pablo-escobar-gaviria-a-ser-el-narcotraficante-mas-poderoso-del-mundo_39229

pisitófilos creditófagos dice:
24 enero, 2016 a las 3:14

El déficit de libertad y, sobre todo, de seguridad que padecemos, en las dos docenas de países concernidos por la crisis del modelo “popularcapitalistita” ochentero (Reagan, Tatcher, Felipe, Khol, Miterrand), se debe entre otras cosas a la arrogancia falsoliberal —el liberalizacionismo no es liberalismo—.

El Pensamiento Pabloescobargaviriano y el Pensamiento Merchero son la parte más impresentable del liberalizacionismo.

Pero lo peor del liberalizacionismo es lo horteras y rechinantes que son sus supuestos dandis.

En cuanto a las elecciones generales españolas, solo hay que decir que los conservadoritas “de derechas” han fracasado: no han dañado apenas a sus adversarios conservadoritas “de izquierdas”.

pisitófilos creditófagos dice:
24 enero, 2016 a las 12:44

En la política pasa como con todo, según diría el Padre Mariana: el liberalismo consiste en la no-predestinación. El hombre elige portarse bien o mal. Hay maquiavelos que creen que la naturaleza del hombre es el mal. Me parece muy bien, pero estos cínicos que no digan que son liberales y, ni mucho menos, que vengan a darnos “clases de clase” (hortera es la falta de clase pretendiendo tenerla).

“La política es mentir… la naturaleza de la política es el engaño para acceder y ejercer el poder”.

¿En la actividad mercantil, hay política o no? Lo digo porque lo que vemos en ella, especialmente entre trabajadores-directivos, deja muy pequeño, pero muy, muy pequeño, lo de los partidos políticos. Eso sin hablar de la estafa, que es el tipo penal que involucra el engaño y la mentira.

LA DINÁMICA FALSOLIBERAL, con su liberalizacionismo selectivo, amparando el acaparamiento y el racionamiento, ES RESPONSABLE DE LA INSEGURIDAD QUE PADECEMOS. SIN SEGURIDAD NO HAY LIBERTAD POSIBLE.

¿Según el Pensamiento Rallo los motores de la vida son la envidia (competitividad) y la avaricia (ánimo de lucro)? ¿Es Dios quien ha hecho al hombre, a su imagen y semejanza, o ha sido Satán, a la suya?

pisitófilos creditófagos dice:
24 enero, 2016 a las 15:54

El Estado es una creación del libre mercado. Hasta la revolución burguesa, el Estado era lo que hoy conocemos como Patrimonio Nacional: la propiedad privada del monarca absoluto y sus bellos fractales de provincias, todos duques, marqueses y condeses.

Siento deciros con todo respeto que, en este blog, lo único que hay es Pensamiento Merchero (lo que era el Lute). Dais filosofeta de mercadillo (el Rastro, etc.) por Libre Mercado. Los liberales auténticos tenemos que estar todo el día señalándoos la tenue línea que os separa de lo que llamamos Pensamiento Pabloescobargaviriano. ¿Quién ha sido, si no, más antiestatalista que el narcotraficante colombiano?

En mi vida profesional he combatido la delincuencia económica. Todos los delincuentes con que me he topado decían cosas tan parecidas a las que se leen aquí que acojonáis. Y lo sabéis.

Pero ahora las cosas han cambiado. Los conservadoritas —conservadores del modelo, que no del sistema— han empezado a haceros caso para lo que les viene bien —liberalización del suelo, hotelización del inquilinato, precarización del rentismo laboral/empresarial para preservación del rentismo improductivo, ya inmobiliario, ya pensiones y subsidios, ya rentas financiera fijas, ya supersalarios— y la INSEGURIDAD, que tanto os gusta, se ha exacerbado. Y ha empezado a verse en la calle el hambre y la pobreza (= insuficiencia de las rentas disponibles individuales).

Pero vosotros, a lo vuestro:
1) prodigalidad fiscal en versión B (bajada de impuestos —t—); y
2 que suban los tipos de interés —i—.

Gráficamente:
– t / + i

¡Todo lo arregláis con estas dos recetitas… con los tres agentes —familias, empresas y Estado— supermegahiperendeudados! No os extrañe que acabéis exhibidos en una caseta de feria junto con la mujer barbuda y el hombre elefante, si no hundidos en lo hortera rodeados de mandos intermedios patéticos reprochando a la jefatura lo poco “liberal” que es.

Finalmente, vuestro subjetivismo valorativo y concepción anticontable del Capital se diluyen como un azucarillo en la vida diaria —ni vosotros mismos las aplicáis—: vida mercantil y corporativa (p.e., una letra de cambio, una ampliación de Capital), los conflictos económicos judicializados (p.e., un concurso de acreedores o una estafa), o al heredar y tener que inventariar, o simplemente al pasar con una mercancía por una frontera y tener que declarar su valor. ¡Vosotros mismos os ponéis ultraobjetivistas en cuanto toca que baje lo vuestro!; como hemos visto al pincharse la burbuja inmobiliaria: antes las cosas valían lo que la gente estaba dispuesta a pagar por ellas, según vosotros; pero, después del pinchazo: “no malvendas, ‘mijo’, hasta que los precios no reflejen el valor”.

El colmo de vuestro activismo antisistema es lo enrocados que estáis en vuestro ideario (diosas Envidia & Avaricia) y cómo, para los liberales de verdad, solo tenéis argumentitos ad hominem.

Solo os salva una cosa: habláis de la burbuja inmobiliaria, aunque lo hacéis porque no tenéis más remedio, al ser los perdedores de la burbuja el target de vuestra prédica envidioso-avariciosa.
pisitófilos creditófagos dice:
24 enero, 2016 a las 16:25

Vuestro proyecto de sociedad es de “duques, marqueses y condes”, aunque no por genealogía, sino por “envidiavariciología”.

Tenéis un problema muy serio:
– los amos del sistema solo os quieren cuando toca cambiar de modelo (mientras tanto prefieren al yin-yang conservadorita);y
– los amos del trabajo/empresa, los trabajadores-directivos, no es quieren ver nunca porque sois como chinches; ellos son antiliberales por definición, incluso tienen su propia ideología, la que llamamos i-CEO (ideología Chief Executive Officer), que es una variante del obrerismo, una suerte de socialdemocracia elitista, resultado de la evolución del Management (Drucker, Koontz, O’Donell, Dale, etc.) y la perversión de la DpO (Dirección por Objetivos), ante la presión de los “stakeholders”.

No obstante, quedáis muy graciosos yendo de “De Derechas” pero soltando por la boca cosas que joden profundamente a los CEOs regocijando a la ultraderecha, como cuando echáis pestes del Rey. Por eso nos resultáis tan entrañables y os queremos tanto.

pisitófilos creditófagos dice:
24 enero, 2016 a las 18:46

Hoy toca que la política es mentir. Va en la línea del DESPRECIO A LA SEGURIDAD y la correlativa apología de la desconfianza de “buen salvaje” contra lo establecido (optimismo rousseauniano, complementario del leibniziano: “liberalizando vivimos en el mejor de los mundos posibles, porque la naturaleza tiende al equilibrio”).

Pero normalmente no toca la visión negativa sino la positiva:
– “La acción humana está impulsada por la competitividad y el ánimo de lucro; no hay que escandalizarse por ello; no hay malas conductas, sino villanos que nacieron malos y morirán malos; no hace falta intervenir colectivamente para reprimir las malas conductas puesto que son naturales; lo que hace falta es que nos dejen a los buenos estar bien armados —armas de fuego, a poder ser— y, así, poder hacer de superhéroe para mantener a raya a los villanos y que no osen portarse mal”.

Lo alucinante es que este pensamiento, tan calvinista, se parapete en el Padre Mariana, que luchó tanto para hacer ver que, aunque pecador, el hombre completa la creación de Dios.

Las deposiciones cínico-horteritas falsoliberales serían memeces si no fuera porque la gente se las cree y, obviamente, queda inerme para el desplume, como ha sucedido, y sigue sucediendo, con las “himbersiones” populacapitalistitas. El desplumado, acongojado, entonces, os mira a los ojos pidiendo venganza, pero vosotros solo sabéis encogeros de hombros:
– “Unas veces se gana, otras se pierde… son cosas del mercadillo —vuestro modelo teórico es el Rastro, la venta ambulante y el top manta—… y la culpa de tu desplume no la tiene el quincallero de turno, que se ha limitado a portarse como está escrito, sino en el bancocentralismo y la fiscalidad”.

Así pasan los días, con vosotros perpetrando vuestra labor de zapa contra la autoridad y el poder.

Luego miras las economías personales de los liberales-liberalizacionistas y resulta que, cuando terminaron la Universidad, ninguno montó ninguna pyme, je, je.

Habría que ver qué dicen los falsoliberales cuando les violan a una hija.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s