Una imagen vale más que mil palabras.

¿TRUMP ES ANTISISTEMA?.-

Una imagen vale más que mil palabras.

He aquí una foto de la Primera Dama de los Estados Unidos de América:
http://gq-images.condecdn.net/image/xre9XV9B6kg/crop/1620

He aquí una foto de su marido, cuando ella era niña —le saca 24 años—:
http://www.bloomberg.com/politics/graphics/2015-how-trump-invented-trump/img/trump-cover-450.jpg

El «trumpismo» en España:
http://i58.tinypic.com/2rxveky.jpg

Tres reflexiones:

a) ¿El sistema es esto?

b) Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces. Ir por la vida de «magnate inmobiliario» lo dice todo: sobrevalorar inmuebles es infravalorar el dinero; y el dinero es poder de compra de todos los demás bienes y servicios. Además, oficialmente, estamos digiriendo todavía las consecuencias del pinchazo de la burbuja inmobiliaria más grande de todos los tiempos; intentando que el proceso de corrección valorativa —restauración del equilibrio de precios relativos inmobiliarios— dañe lo mínimo al sistema, lo que incluye subfases de reburbujeos y repinchazos controlados. Finalmente, ¿acaso no son los inmuebles los que te poseen a ti y, a los seis meses de toda adquisición inmobiliaria, ya estás arrepintiéndote? No hay nada que más fastidie al poseedor de inmuebles que los gastos de conservación y los impuestos, precisamente por el estado de no-liquidez en el que vive esclavizado. Eso sí, según ellos, con las casas se liga más —quizá sea porque el pisito es la hiperbolización del útero, ya que la familia es la marsupia del ser humano—:
https://bichitosblog.files.wordpress.com/2016/11/83b7c-14719328_1708917632758405_8016268321513013248_n.jpg

c) Hoy en día, en Occidente, estar al mando político en el sector público administrativo es mucho menos importante de lo que se piensa. Casi todo el Gasto Público está comprometido, no es sencillo financiarlo y no hay tanta diferencia con el cuerpo técnico como en la empresa privada, cuerpo técnico que, al final te tiene secuestrado, ya que, como las administraciones públicas no son tuyas, sino de todos, no tienes libertad para hacer esto:
http://d2118lkw40i39g.cloudfront.net/wp-content/uploads/2016/07/q3irl.jpg
Lo único que vemos en la sociedad pospopularcapitalista es que no es difícil obtener los votos de la mayoría natural, dado su miedo y resentimiento. Detrás del voto a Trump, se escucha un «¡Que se jodan!». Cuanto más alto subimos en el sector público administrativo, más secuestro del mando político por el cuerpo técnico. Gil y Gil, que se quedó de alcalde merdellón, fue un trump mejor trump que el propio Trump, que ni siquiera tiene Concejalía de Urbanismo. Dicho de otro modo, no tener clase, ni moral, ni maneras, ni respeto, ni personalidad, funciona abajo, no arriba. Por eso no se ven «magnates inmobiliarios» —«poceros»— sentados en los consejos de administración de los empresones del sistema. Lo inmobiliario es accesorio, no principal.

Estamos viviendo una época histórica de transición entre el modelo popularcapitalista ochentero —«Todos capitalistitas»— y el nuevo modelo, infinitamente mejor, que llamamos Era Cero. Ello genera mucha frustración en la parte de nosotros que juega a capitalistita. Pero no nos engañemos, ya gozamos de muchas de las bondades de la Era Cero, por ejemplo, la fortaleza del dinero, el desendeudamiento, la facilidad del comercio internacional, etcétera. Solo falta desarrollar determinados elementos de planificación central en materias como pensiones, medio ambiente, etc., lo que pasa por desoír el tradicional Pensamiento Merchero, es decir, de «Economía de Mercadillo», que no de Mercado —no digamos Economía de Mercado cuando queremos decir Sistema Capitalista, por favor—. La ley-de-la-oferta-y-la-demanda-que-todo-lo-cura es mentira, señores. Nos lo dice el propio sistema, que, para sobrevivir exige de nosotros que nos apeemos de «fantasías animadas de ayer y de hoy». Intentar forzar el sentido de la historia para «normalizar» —el sexo y el dinero de los 1980— solo nos llevará al caos y, en definitiva, a la guerra. Es por eso por lo que Trump va a ser secuestrado por «Washington», es decir, por el «establishment» y los cuarteles generales del sistema.

Trump es antisistema porque su ecuación de intereses personal y el modelo que tiene en su cabeza están en contradicción con lo que toca ahora —Ortograma—. Lo mismo podríamos decir de ese trump o gilygil rebajado que es el Mariano ‘El Registrador’ Rajoy, si no fuera porque el puesto de gobernador del Estado español está muy por debajo del de EEUU y, por tanto, su grado de secuestro es menor. Es por eso por lo que también estamos tan asustados.

Gracias por leernos.

 

AUNQUE EL PROTECCIONISMO COMERCIAL SIEMPRE ES RECÍPROCO, TÚ NO ERES ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA.-

https://www.greatagain.gov/policy/trade-reform.html

– «Free trade is good as long as it is fair trade… Too many American jobs have been lost over the last decade because of trade deals that do not put Americans first. Factories have closed and jobs have moved overseas because the government has imposed crushing regulations and taxes, while it negotiated trade deals that incentivized American companies to make things abroad, where environmental and labor protections are minimal and wages are low. The Trump Administration will reverse decades of policies that have pushed jobs out of our country. The new Administration will make it more desirable for companies to stay, create jobs here, pay taxes here, and rebuild our economy… America will become, once more, a destination for jobs, production and innovation and will once more show economic leadership in the world».

Traducción:
– «El libre comercio es bueno siempre y cuando sea un comercio equitativo… En la última década, se han perdido demasiados empleos en Estados Unidos debido a acuerdos comerciales que no ponen a los estadounidenses en primer lugar. Se han cerrado fábricas y se han trasladado puestos de trabajo al extranjero porque el Gobierno ha impuesto regulaciones y tributos asfixiantes, a la par que negociaba acuerdos comerciales que incentivaban a las empresas estadounidenses a desarrollar su actividad en el extranjero, donde las protecciones ambientales y laborales son mínimas y los salarios bajos. La Administración Trump le dará la vuelta a las políticas que durante décadas han provocado que el empleo se vaya de nuestro país. La nueva Administración hará más deseable que las empresas se queden, creen empleos aquí, paguen impuestos aquí y reconstruyan nuestra economía… América se convertirá, una vez más, en destino del empleo, la producción y la innovación y, una vez más, manifestará su liderazgo económico en el mundo».

El Ortograma capitalista, con los grandes empresones norteamericanos a la cabeza, dicen exactamente lo contrario de esto, que leemos en el programa de Donald Trump. No obstante, los políticos «gilygiles» —autodenominados «grupos de liberales independientes», pero en realidad payasos pisitófilos-creditófagos secuestrados—, son aprovechados por la tecnoestructura para perpetrar los más feos ajustes de cuentas puntuales.

No olvidéis nunca que, aunque el proteccionismo siempre es recíproco, nunca hay igualdad entre las partes. Ya se ve en la negociación del TTIP (Transatlantic Trade and Investment Partnership), que ha encallado porque las contrapartidas norteamericanas estaban siendo insignificantes, lo que escondía las nulas ganas por parte de EEUU de establecer un comercio libre y fluido con la UE.

Den por hecha una gran alianza chino-rusa, con el Estado norteamericano mal encarado y un euro fuerte.

EEUU lleva varias décadas practicando el proteccionismo comercial, hasta el punto de ser considerado, en la Organización Mundial del Comercio, como uno de los países más proteccionistas del mundo, desde la Agricultura, hasta la Siderurgia —recuerden el enfrentamiento Greenspan-Bush en esta materia, a principios de los 2000—, pasando por toda la variedad de instrumentos: aranceles, subsidios a la exportación, ayudas a la producción, dumping —es el segundo país del mundo en investigaciones antidumping—, licencias de importación, control en frontera, etcétera.

Hay que ver el proteccionismo comercial norteamericano como consecuencia de ser su Estado el dueño de «la» moneda mundial. Tienen razón: la libertad comercial mundial hace daño al aparato productivo de allí donde se «produce» la moneda aceptada internacionalmente. Dicho de otro modo, si el comercio internacional es libre —no solo entre EEUU y el resto del mundo, sino entre todos—, ningún país pueden razonablemente aspirar a dominar a la vez la Producción y la moneda internacional. Si eliges mandar en las finanzas, te condenas a luchar permanente contra la indeseable apreciación de tu moneda. Un avance en el proteccionismo norteamericano, adicional al que ya existe, es en sí mismo un intento de repliegue cambiario y abrirá un escenario de oportunidad al resto de monedas del mundo. Preparémonos, pues, para un euro superfuerte, porque no vemos, para nada, que China —apoyada por Rusia— acepte sobrevalorar su moneda para darle fuelle a la UE, rebajando voluntariamente su vocación de dominio fabril mundial.

Dicho esto, vayamos a lo nuestro.

LO QUE ES BUENO PARA EL LADRILLARADO DEL PAÍS DE LA MONEDA QUE DOMINA LA TUYA, ES MALO PARA TU LADRILLARIADO.

A nosotros lo que nos importa es el abuso de la frase «The last decade», La última década. Desde que, en los 1970, se enterrara el status quo de Bretton Woods-1944, el ser y estar del imperialismo en versión moderna es que lo que tú produces te lo compra el Imperio con el crédito que le otorgas tú denominado en su moneda.

¿Por qué se quieren circunscribir los desbarajustes a los puñeteros últimos diez años? ¿No les parece curioso que este conteo temporal coincida con el período que llevamos sufriendo conscientemente la irrelevancia salarial, a caballo de la oficialización del «Turning Point» de la burbuja popularcapitalista ochentera?

LOS ROCAMBOLES TE ENCANDILAN PARA QUE NO LE ECHES LA CULPA DE TU EMPOBRECIMIENTO A LA BURBUJA INMOBILIARIA —o sea, que no veas que lo que pasa es que el «sueño americano» es imposible por lo carísimo que se ha puesto—, Y ASÍ ACEPTES «VOLUNTARIAMENTE» EL MANODURISMO; manodurismo fundamental para que la situación, que se sostiene con palillos, aguante lo justo para salvarse ellos, mientras se hunde el barco popularcapitalista, escampa y luce el sol de la Era Cero, que ya brilla entre nubes cada vez menos amenazantes. Los botes salvavidas están contados y, obviamente, en el Imperio reservan los suyos. Tú no vas a tener la misma suerte. Te vas a ahogar, eso sí, sentado en tu tresillo es escay, mirando a la televisión, asediado por comunicadores a quienes les importa todo un bledo, dados sus supersalarios, y, por supuesto, vas a dar tu último suspiro dentro de las cuatro paredes de «la adquisición más importante de tu vida»… y de tu muerte.

Por otra parte, es racional que las mayorías naturales opten por magnates inmobiliarios horteras, o que quieran salirse de la UE, dinamitar acuerdos de libre comercio, etc., o que odien el dinero, bancocentralismo incluido: la única posibilidad de supervivencia, remotísima, para El Ladrillo & El Hipotecón es que el dinero valga menos.

Viene una época de presión devaluatoria para el dólar norteamericano —fíjense que no decimos devaluación sino presión devaluatoria—. Este apremio va a ser malo para el ladrillariado no norteamericano, porque que una moneda vaya a valer menos significa que las demás valen más y, en ese «las demás», hay que excluir las de quienes sí pueden intentar debilitar sus monedas, entre los que no está la UE. En la UE, los dineristas, frente a los ladrillistas, estamos de enhorabuena y. sobre todo, en países como España, en Estrangulamiento Financiero Total Final, con la materia imponible inmobiliaria en solitario para hacer frente a la honra de la deuda pública.

¡Larga vida a Melania «First Lady» Trump!:
https://patrickscottbarnes.files.wordpress.com/2016/05/airplane-melania-trump-2.jpg

Gracias por leernos.

P.S.: Al final de las burbujas, no son creíbles las operaciones que conciernen al activo burbujeado. Hoy nos desayunamos con que el banco Santander, codueño de la sociedad casera de sus sucursales, la pone en venta.

pisitófilos creditófagos

(Estamos a caballo de un cambio de época. Se ve venir a Mozart. Pero Trump no es ningún papá Haydn. Por mucha tonadilla y «majismo» que se apodere de esa Melania que toda Hécate lleva dentro, hoy ningún Duque de Alba se haría retratar por Goya con una partitura de Trump en la mano:
http://cdn.20m.es/img2/recortes/2015/08/10/236310-944-1385.jpg
https://c1.staticflickr.com/9/8227/8526731693_4624b7881d_b.jpg )

EL BREXITRUMPISMO NO ES MALA NOTICIA PARA EL ESTRUCTURALTRANSICIONISMO ESPAÑOL.-

Sea fanfarronada o no el «brexitrumpismo», la UE, Japón, China-Rusia, el mundo árabe, etc. no van a «brexitrumpificarse» reactivamente. Van a aprovechar el regalo, si es que acaba dándose.

El resentimiento de lo peor de la mayoría natural WASP —«White, Anglo-Saxon, Protestant»— ha conseguido sacar a UK de la UE y poner al frente del Gobierno de EEUU a un gil-y-gil sonrojante. Desde que el sistema capitalista, hace una década, le pinchara su repugnante burbuja popularcapitalista, se echó al monte —maquis & quintacolumna— dispuesta a morir matando, conjurándose por una Guerra Total. ‘Prima facie’, su objetivo es intentar revertir el proceso de muerte de su modelo. Los más infantiles entienden conseguido dicha meta, al ver el aparente reburbujeo de «cotizaciones» inmobiliarias —en realidad, el supuesto nuevo esplendor inmobiliario solo es una subfase de la transición estructural a la Era Cero, funcional para que banca y Estado se limpien de parte de su inmobasura a costa de «himbersores»—. Pero escarbando un poco más, se evidencia que el objetivo de verdad de los resentidos es más mezquino: retrasar y descafeinar el advenimiento del nuevo modelo, intentando la salvación a título individual.

Ya con el Brexit, pero sobre todo ahora con Trump, detectamos que, en el corazón de la de la comunicación oficial del sistema, se ha instalado el miedo a una espiral proteccionista mundial.

Tenemos el deber de decir que la devaluación y la inflación no se contagian, sino todo lo contario, a diferencia del proteccionismo arancelario, que sí lo hace, para regocijo de las administraciones aduaneras del mundo, cuyos funcionarios sueñan con la vuelta a los derechos obvencionales.

Nótese, también, que cuanto más pequeña es tu economía, peor le sienta el proteccionismo —cfr. inviabilidad de la autarquía en España, al carecerse de infinidad de bienes sin los que una economía puede funcionar razonablemente—. Dicho de otro modo, solo las economías grandes, que tienen de todo, pueden permitirse cerrar sus puertas. Para situaciones como esta es para lo que dotamos de una misma moneda a la unión aduanera europea, arrostrando con la «no-optimidad» del área monetaria que creábamos.

Todos los países a la vez podemos ponernos muy duros en la frontera. Pero, por el contrario, en materia de tipos de cambio, la dinámica es contrapuesta: que tú moneda se devalúe —que las divisas y las importaciones te salgan más caras—, significa que se revalúa la moneda con la que mides la tuya.

Con el nivel de precios interior pasa lo mismo, aunque es más complejo porque los precios, puestos a subir, no suben a la vez y a la par en todos los bienes y servicios. Precisamente, la jugada de los antisistema proinflacionistas —en los 1970, triunfó para siempre el antiinflacionismo— consiste en que sean los precios de sus mierdas los que tomen la delantera a los de las tuyas. Pero, en su conjunto, la inflación en un área monetaria es desinflación en la contraria. También podemos decir que las economías muy endeudadas compiten por llevarse la capacidad de inflación que hay en el mundo; y el problema es que casi todas lo están.

Y, finalmente, también hay dinámica contrapuesta en materia de nivel de tipos de interés, máxime en las economías con la Era Cero ya en rodaje. Si, encima, tu economía es de las superendeudadas, tienes un problema nada fácil de resolver: la hipertrofia de las rentas financiero-fijas a honrar.

En suma, la pretendida devaluación del dólar norteamericano y el sueño inflacionista en EEUU significarán la revaluación del euro y más tensión deflacionista en la UE. Y, con todo ello, la puntilla a las fantasías «normalizacionistas», en materia de tipos de interés. Por tanto, los estructuraltransicionistas no norteamericanos tenemos que ver el brexitrumpismo como una gran oportunidad de puntilla. Maldita oportunidad, pero oportunidad al fin ya al cabo.

Desde la perspectiva inmomutilada, el proteccionismo brexitrumpista, de ser bueno, lo será para ellos. Para los atribulados «himbersores» españoles, para los «lepenistas» franceses, etc. es malísimo. Incluso el trumpismo es malo para los brexitistas. No entendemos por qué toda esta fauna está tan contenta. A siete días de finalizar el año jubilar de la Misericordia, roguemos a Dios para que decidan compasivamente separarse de sus depósitos a cambio de ladrillos de la banca, y así aligerar la carga que tiene encima el contribuyente desde que pinchara la satánica burbuja ochentera hace ahora una década.

Gracias por leernos.

pisitófilos creditófagos

(Trump es Lex Luthor.)

pisitófilos creditófagos

(Melania es Teschmacher y los marhuendas, Otis.)

pisitófilos creditófagos

http://7www.ecestaticos.com/imagestatic/clipping/7f5/bc2/7f5bc22e119e0a29dad030861a133e3d/imagen-sin-titulo.jpg?mtime=1479041482

https://bichitosblog.files.wordpress.com/2016/11/8f2bd-superman_136pyxurz.jpg

http://content9.flixster.com/photo/13/98/25/13982579_ori.jpg

http://freebeacon.com/wp-content/uploads/2015/12/trump77.jpg

LAS PELÍCULAS DE SUPERHÉROES LAS PIERDEN LOS VILLANOS.

Anuncios

Un comentario en “Una imagen vale más que mil palabras.

  1. Brevemente, yo creo Trump que es más de lo mismo. Pero Trump representa lo antisistema porque se le ha votado a pesar de tener todos los medios de comunicación, todos, en contra. En España estaba en contra de Trump hasta el apuntador. Por otra parte estaba bastante asustado con lo que pudiera haber hecho la descerebrada de Hillary en Siria buscándole las cosquillas a Rusia, amén de inventar el estado islámico destrozando Siria donde los cristianos son protegidos y un sinfín de barbaridades. Por primera vez se ha roto el cerco mediático. Y eso es bueno. La gente empieza a desconfiar de la manipulación de los medios. Identificar a Gil como prototipo de la burbuja inmobiliaria es injusto, pues fueron los encorbatados miembros del sistema, los máximos responsables de la burbuja en España. Han sido Suárez, Calvo-Sotelo, pero especialmente González, Aznar y subsiguientes los responsables de la burbuja inmobiliaria. No puede venir de esta gente o de sus acólitos la solución. Lo que venga de ahí, desde el pp a podemos, va a ser como ha sido hasta ahora, pues malo, muy malo.

    El euro es enemigo de la propiedad privada. Y el euro son deudas e hipotecas. La hipoteca es enemiga de la propiedad privada. El euro es el endeudamiento del estado, cosa que es absurda. El euro es globalización -deslocalización, sueldos precarios, etc, etc- y burbuja inmobiliaria. Insisto, la solución pasa por la soberanía monetaria, por una banca nacional, por el trabajo, por la empresa, por la propiedad privada, por el estado con sus cuerpos técnicos, con todo su prestigio, sin dedazos de ningún tipo y en ningún cargo, por la justicia social…..por la doctrina social de la Iglesia. Esto, no quiere decir que, mientras tanto, con el euro, no tratemos de hacer las cosas lo mejor posible. Independientemente de lo escrito, desde mi punto de vista, no le veo solución por ningún lado. Nos van a machacar……………………………………gracias en cualquier caso.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s