TRES ENCARECIMIENTOS.-

(Todos despertamos del sueño de la vida, pero nos volvemos a dormir. Por eso la metáfora calderoniana es tópica. Le pasa igual a la platónica de la cueva, que citó conjuntamente Alexis Ortega hace varios artículos. TODOS SABEMOS QUE LA CRISIS ECONÓMICA ES POR LA BURBUJA INMOBILIARIA.
https://www.youtube.com/watch?v=t9CYOIl_EpY
Los enemigos que tenemos no son por haber salido nosotros de la cueva —regressus— y haber vuelto con la verdad —progressus—. Todos salimos y volvemos con la verdad. Tenemos enemigos porque nosotros, al volver, no nos callamos. Los enemigos son porque no nos dejamos desplumar.)

TRES ENCARECIMIENTOS.-

No confundamos sistema capitalista y modelo popularcapitalista.

Un sistema es una symploké; es un entramado de relaciones causales; es un algoritmo de algoritmos en equilibrio dinámico y con un guion implícito previsible, un Ortograma; que, además, se administra en unos Cuarteles Generales difusos que todos llevamos dentro.

El sistema capitalista está cambiando de modelo. Está pasando del inseguro Capitalismo Popular —el «todos capitalistitas» de los 1980— a la estable Era Cero —Cero inflación, cero tipo de interés y cero tipo de cambio—.

El conservadoritismo es el conservadurismo predicado del modelo, no del sistema. Cuando el sistema cambia de modelo y emprende transiciones estructurales, el conservadoritismo entra en contradicción con el sistema.

Ahora añadamos el populismo.

El populismo tiene que ver con nuestras bajas pasiones, que vivimos con culpa. El populismo es cosa de la forma. Es una manera de interpretar las músicas de fondo.

El brexitrumpismo es el manierismo del conservadoritismo de derechas. Los conservadoritas de derechas simples tienen atracción-repulsión morbosa por el populismo brexitrumpista, tan rococó, con sus trampantojos y dorados de purpurina.

El Movimiento Indignado no es el manierismo del conservadoritismo de izquierdas. Es el manierismo del revolucionarismo de izquierdas, que aunque no quiere conservar el sistema capitalista, sino sustituirlo por el socialista, sí aceptaría la transición estructural a la Era Cero a modo de fase intermedia, dado el espanto popularcapitalista.

En suma, hay populismo de derechas, pero no de izquierda moderada. En la izquierda, lo que hay es populismo de ultraizquierda —no es de extrañar que, en España, haya llegado la hora de que el PCE se deshaga de IU, diluyéndola en Podemos—.

En esta transición estructural, el conservadoritismo de derechas, al teñirse de populismo, está desnudando su verdadera esencia antisistema. Lo preocupante es que gane puestos tan relevantes en el sector público administrativo como lo es el Gobierno de EEUU. Aunque, peor aún es que gane un referendum en Reino Unido que obliga a 28 Estados europeos a renegociar sus tratados unionistas, inaugurando la vía jurídica por la que puede desmembrarse la Unión Europea. En España, podría producirse lo peor de lo peor: que ganara el rediseño subestatal del sector público administrativo europeo, estableciéndose la vía jurídica para que cualquiera de las regiones de la Unión Europea —un cuarto de millar— pueda elevarse a Estado cuando lo desee.

Esta aparente debilidad sobrevenida de los Estados unidos de Europa —unidos todavía en minúscula— es una oportunidad para el europeísmo, que podría librarse de algunas desventajas del conservadoritismo al no tener el suyo tan infectado de populismo.

El conservadoritismo, populista o no, pretende TRES ENCARECIMIENTOS, es decir, tres ofensas al dinero:
– INFLACIÓN; encarecimiento de BIENES Y SERVICIOS, para favorecer las rentas inmobiliarias —Trump no es dinero, Trump es inmuebles y oro—;
– TIPOS DE INTERÉS; encarecimiento del DINERO, para favorecer las rentas financiero-fijas; y
– TIPOS DE CAMBIO; encarecimiento de las DIVISAS —devaluación competitiva—, para atraer Renta exterior, concentrar Gasto en el interior y, en segunda ronda, estimular la Producción interior.

Desafortunadamente para el conservadoritismo, primero, no todos los bienes y servicios, dinero y divisas se encarecen en la misma proporción y a la vez —antes al contrario, la economía es un jardín frondoso y heterogéneo—; y, segundo, el sistema capitalista no flota en el vacío, sino que está en tensión dialéctica con el sistema socialista.

El Ortograma capitalista solo contempla:
– un poco de reburbujeo inmobiliario controlado, para limpiar a la banca de basura inmo-hipotecaria —en España, hemos tenido que esperar una década para poder crear una mínima ficción de reburbujeo—;
– una subida meramente testimonial del nivel de los tipos de interés, dado el superendeudamiento;
– una moderadísima evolución de las pensiones y subsidios, y siempre aumentando la presión tributaria; y
– una brevísima y muy específica obstaculización del comercio internacional.

El Ortograma capitalista es incompatible con los tres encarecimientos conservadoritas. De poder realizarse la fantasía conservadorita, lo haría imperfectamente y solo en una zona monetaria del sistema capitalista (EEUU y UK), condenando al resto a hacer exactamente lo contrario.

Por decirlo muy sintéticamente, la inflación-EEUU es la deflación-UE.

El «again» de la frase «Make America great again» de Reagan no es el mismo que el de la de Trump. Reagan era útil al sistema capitalista. Comenzaba el modelo popularcapitalista con el que se compensaba el triunfo del antiinflacionismo, para mayor gloria del Capital. Ahora, el «todos capitalistitas» es disfuncional. El «again» de Trump no es por la inflación, es para la inflación, por resentimiento contra el Capital.

Los conservadoritas dan por hecho que los brexitumpers se moderarán, pero en el fondo de sus corazones no lo desean.

A la rabieta permanente de los defensores del contagio de la Política de los Tres Encarecimientos, tenemos que contraponer la sobriedad de la POLÍTICA DE RENTAS INTEGRAL REPRESIVA DEL RENTISMO IMPRODUCTIVO.

Hacen muy bien quienes hablan de que lo que toca es subir los salarios ordinarios. La verdadera austeridad no se define en términos de Demanda —más o menos Gasto Público— sino de Renta: reprimir la usura en las rentas inmobiliarias, pensiones de lujo, rentas financiero-fijas y supersalarios.

Pero mal vamos con tanto pisitófilo creditófago rechinante al frente del sector público administrativo. La buena noticia es que apestan a corrupción, de modo que condenan al cinismo a quienes les apoyan, que saben sucios. Es el proceloso mundo del ladrón malo en el Gólgota, que no se reunirá con el Señor en el Paraíso*, como nos recuerda «Jenofonte» al hilo del Evangelio del domingo, último día del año de reflexión sobre la compasión.

Gracias por leernos.
___
* Habría una conexión Génesis-Gólgota. «GANARÁS EL PAN CON EL SUDOR DE TU FRENTE» (Génesis, 3:19). Es decir, EL TRABAJO ES LA ÚNICA FUENTE ORIGINARIA DE RENTA. Según el Evangelio de San Lucas (Cap. XXIII, Vers. 43), el ladrón malo —Gestas— no se arrepiente de haber robado, es decir, de haberse burlado del sudor-en-la-frente para ganar-el-pan; y se mofa del Señor: «Si eres tan listo, ¿por qué no haces un abracadabra y acabas con esta mierda de crucifixión colectiva? El ladrón bueno —Dimas — le pone los puntos sobre las íes: «Tú y yo estamos aquí ‘pagando’, pero Éste no ha hecho nada». El ladrón malo es el caradura «pre-sudoríparo» que todos llevamos dentro. Por él los crucifijos ortodoxos rusos tienen un tercer madero horizontal inclinado a favor del lado del ladrón bueno. Para él no existe vínculo pan-sudor, o lo que es lo mismo, delito-pena. Según él, habría otras fuentes
originarias de Renta; fuentes paradisíacas pero mundanas —fantasía del Paraíso en la Tierra—, «que tú, sudador, no posees, ¡jódete!» Su patraña se completa intentando que te revuelvas contra el sistema, es decir, contra el Señor. Entonces, tú, a poco jodido que estés, puedes frustrarte, abandonar al superhéroe y ponerte al servicio del villano. Pero, ¡cuidado!, así vas a aumentar tu frustración porque tú le importas un bledo a ese jefe de ladrones malos que es El Pingüino:
https://www.youtube.com/watch?v=S0Cf9hffZ8k

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s