LAS AUTORIDADES MONETARIAS, DE LOS NERVIOS.-

La idea es que los ricachones del Pisito-Paguita-Cartillita-Sueldazo son solo «conservadoritas» —conservación del modelo popularcapitalista ochentero—; y que los capitalistas son los verdaderos conservadores —conservación del sistema capitalista—. El «MILLONARIADO POPULARCAPITALISTA» y los capitalistas son clases sociales distintas. Entraron en contradicción cuando, en los 2000, el sistema capitalista se puso a transicionar a su nuevo modelo, que llamamos Era Cero —sin apenas inflación y, por tanto, con nivel bajo de tipos de interés y estabilidad en los tipos de cambio—.

La inflación es el principal enemigo del Capital, en síntesis, porque hincha de humo y deforma el Activo, a la vez que aligera el Pasivo trasladándole la carga financiera al prestamista; y no favorece las rentas variables productivas, por la indexación de las rentas fijas y el gran tamaño de las rentas improductivas. A la FED —y a todos los bancos centrales de Occidente— les pagamos para defiendan el capitalismo. Por eso combatir la inflación es su objetivo número uno. Esto no quiere decir que un poco de inflación no sea buena para el sistema capitalista. El problema está en que es muy fácil saber por encima de qué nivel la inflación es mala —convencionalmente, el 2%—, pero es muy difícil ponerse de acuerdo por debajo de cual también lo es, máxime cuando vemos que, con la pedagogía adecuada, la economía funciona bien o muy bien con una deflación persistente.

Que empiecen a acceder al poder fiscal «antiausteridadistas» cacareando que van a salvar a su gente «reinflacionando», enciende todas las luces rojas en los cuarteles generales del capitalismo auténtico; porque a corto plazo las medidas fiscales son mucho mejores en ello que las monetarias, especialmente, en relación con los inmuebles. Al sistema le preocupa, además, que esta fauna no sea roja, sino todo lo contrario; porque, a la mínima que se tuerzan las cosas, no habría amortiguación social.

Nosotros añadimos tres ideas:
– la política fiscal bombea la Renta, se quiera o no; una política fiscal aparentemente expansiva se convierte en restrictiva si no hay represión efectiva del rentismo improductivo;
– la relación entre inflación —alza generalizada de precios— y nivel de tipos de interés —éstos no son sino un precio más, el del dinero— es biunívoca; los tipos de interés altos no combaten tanto la inflación como que son la inflación misma; y
– reinflacionar una economía es deflacionar las demás, dado lo internacionalizado que está hoy el capitalismo y lo prácticamente imposible que es restringir la globalización financiera; no tiene sentido que se encarezca una moneda de la que se quiere que pierda poder adquisitivo.

Dicho todo esto, entremos en lo que toca, que es el aparente cambio de rumbo que dio ayer la FED, en nuestra opinión, meramente circunstancial.

Ayer la FED no se ha limitado a subir el tipo de interés de intervención del 0.50% al 0,75%. Además, avisa de que seguirá subiéndolo —solo en 2017, presumiblemente, lo hará tres veces, y no las esperadas dos—, atención, dependiendo de qué pase con la presunta expansividad fanfarroneada por el millonariado popularcapitalista.

Nosotros pensamos que se trata de una decisión prudente, inspirada por el miedo del capitalismo al popularcapitalismo, y que encierra un juicio pesimista acerca del experimento fiscal-reinflacionista de éste. A la FED le urgiría recuperar munición para cuando se desinfle el suflé que han montado los resentidos.

Al BCE le toca persistir en la verdadera normalización, la eraceroísta. ¿Y, a nosotros, qué nos toca? Como europeos, gozar de la fortaleza de fondo euro y la deflación artificial que viene mientras dure el espejismo brexitrumpista. Pero como españoles estamos de suerte. De todas, todas: como ya estamos en Estrangulamiento Financiero Total Final, no vamos a poder resistir el estrés de un EEUU intentando reinflacionarse por las malas, de modo que, aquí, el RE-PINCHAZO-2018 es seguro.

Gracias por leernos.

(La acusación de ‘Tomorrow’ es la versión pospinchazo de la de ‘Cansino Pesimismo Plurianual’ anterior a otoño-2006: «¿Cuántos años lleváis con que esto es una burbuja y que va a pinchar?, pues, ¡toma 17%!». Por cierto, ayer hablando con un preboste, se me hizo saber que no es políticamente incorrecto decir que «puede que a Trump se lo quiten de en medio, ya a lo Nixon, ya a lo Kennedy, si es que no le da antes un infarto tras uno de sus excesos». ¡Si es que el trumpismo es justo lo contrario de lo que viene bien no solo a los capitalistas patrios sino incluso a nuestro propio multimillonariado popularcapitalista y sus lametraseros!)

CONSECUENCIAS DE LA COBARDE OFICIALIZACIÓN BLANDA DEL ESTRANGULAMIENTO FINANCIERO TOTAL FINAL ESPAÑOL.-

http://www.expansion.com/economia/2016/12/10/584bf38922601d9d568b458c.html?cid=OUTSINER001&s_kw=elmundo
Declaraciones de la vicepresidenta de la formación «populista-de-derechas» —je, je— Alternativa para Alemania (AfD), Beatrix von Storch:
– «¿Qué pasará en España si los intereses suben, aunque sea sólo un 1%? España está entonces acabada».
– «Los intereses están bajos artificialmente (…) Si los intereses suben, aunque sea sólo un poco, entonces tiene España un problema de verdad».

Y todavía no ha acabado 2016.

España tiene una estrategia gilipollas, perdonen la expresión, que se resume en dos palabras: AGUANTAR y AVESTRUZ.

Aguantar los pisitos vacíos, construyendo lo mínimo, hasta que pase no se sabe qué y vuelvan a burbujear a costa tampoco se sabe de quién y de que, porque hijos no hay en cantidad suficiente, ni inmigración solvente, ni avaricia turístico-residencial, ni facilidad inmoblanqueadora, ni dinero con ganas de «himbertir», ni va a haber nada de esto durante décadas en España, con perdón de los marroquíes y «los rusos».

Avestruz que entierra la cabeza en la arena para no darse por notificada de la propia mala conciencia y de los mil y un avisos, entre los que está uno nuestro: EXPLOTAR LA MATERIA IMPONIBLE INMOBILIARIA ES LA ÚNICO RAZONABLE EN NUESTRAS CIRCUNSTANCIAS*.

Le estoy dando vueltas a una tercera A, aparte de Aguantar y Avestruz, para mejorar esta síntesis y ponerle de nombre «La triple A». Pero no me sale nada. ¿Se les ocurre a ustedes alguna tercera A?

Gracias por leernos.

__
* No debiéramos empezar por subir los tributos relacionados con la tenencia de inmuebles, sino por subir los de las transmisiones inmobiliarias. Debiéramos hacerlo tanto que nadie quisiera vender inmuebles, de modo que quedara la banca en solitario ofertando los suyos.

(Las «Sorpresas-2016» son las cosas que tiene el ESTRANGULAMIENTO FINANCIERO TOTAL —FINAL en el caso de España—. Al rondó o danza en círculo de autoridades y superhéroes se contrapone el siniestro ostinato de los perdedores popularcapitalistas y sus villanos.)

(¿Audaz inexperto o arrogante ignorante? Es casi lo mismo, pero es muy distinto. Nosotros pensamos que Trump es un «listo». Recordemos los seis pilares de la fe pocobajista:
1.1 Bajar baja poco
1.2 La culpa la tienen la banca y el bancocentralismo
1.3 Hay sitios y sitios
2.1 Inflación
2.2 Expansión
2.3 Stajanov)

(Jenofonte, en Transicion Estructural Net, trae al debate las cosas que dice nuestro viejo amigo Juan Carlos Ureta:
http://murciaeconomia.com/col/61/juan-carlos-ureta/
¡No nos autoengañemos con la retórica políticamente correcta que usamos en el día a día para sobrevivir! En nuestro fuero interno, sabemos que esta crisis no es «normal» —coyuntural—, sino estructural. ¿Por qué no nos chirrían, pues, las explicaciones ciclo-coyunturalistas? Es por el «efecto halo» que tienen los economistas orgánicos y profesores «Franz de Copenghague», cuyos «inventos del TBO» parcen ideas magníficas, cuando la mayoría son gafes deponiendo paparruchadas neoclásicas, eso sí, con la voz engoladísima. Así, bajamos la guardia ante cosas como estas:
– degradar la Era Cero llamándola «escenario ‘Low & Slow’», como si se tratara de un desagradable entreacto entre dos escenas de la misma obra gozosa popularcapitalista;
– calificar «de estímulo» la única política monetaria posible, dirigida a administrar la insolvencia crónica de los bancos después de la burbuja inmobiliaria más grande de la historia, cuya absorción requiere décadas, particularmente, su herencia diabólica de hiperendeudamiento, primero privado y luego público;
– por lo que respecta a la política fiscal, decir que impera una «panic drive austerity», mientras se han dando, se siguen dando y se seguirán dando durante décadas ingentes cifras de déficit y deuda pública, es decir, exactamente lo contrario de lo que nuestra intuición entiende por austeridad fiscal;
– aceptar que, en la situación en la que nos encontramos, la política monetaria ultralaxa es capaz de generar un «beautiful deleverage», cuando no se trata de desapalancarse —volver a dejar en el futuro las rentas traídas, renunciando a su descuento— sino de desendeudarse después de inversiones ruinosas —inmobiliarias—;
– proclamar que la política monetaria ultralaxa, forzada por la dinámica de la burbuja, puede ser cambiada de signo alegremente, compensando con política fiscal, y que «los políticos no lo hacen para no arrostrar con el dolor de las reformas estructurales»;
– silenciar que las manidas reformas estructurales se resumen en una sola: que la Producción transformada en Renta se distribuya menos hacia destinos cuyo Gasto es más improductivo; y
– hacer creer que una economía puede cerrarse y reinflacionarse sin sufrir castigo cambiario, y que no hay nada anormal en la apreciación circunstancial de la moneda de una economía que se limita a anunciar que lo va a hacer.
Finalmente, hay una idea de Juan Carlos Ureta que nos gusta mucho: «Con EEUU representando solo el 15% del PIB mundial, ya no es que el mundo vaya mal si EEUU va mal; es que es EEUU quien va mal cuando el mundo va mal». De ahí las ganas que tienen de aislarse levantando muros. En Britania, desde Adriano, saben mucho de esto. Pero ahora llegan tarde.)

***HAY MULTIMILLONARIOS Y MULTIMILLONARIOS.-

Creo que ya hemos contado que un ricachón de provincias, con casi todo su dinero gastado en inmuebles, y viviendo de pedir préstamos garantizados con ellos, reaccionó de forma airada a nuestra exposición de las contradicciones capitalistas insalvables que significa el Capitalismo Popular —cfr. metáfora del bisonte, Enfoque de la Renta, esencia socialdemócrata del rentismo improductivo, etc.—:
– «¡Yo soy un industrial! He llegado donde estoy con mi fábrica».
Le dijimos:
– «No te negamos tu pasado capitalista auténtico. Pero ahora eres un pisitos.».

EL POPULARCAPITALISMO OCHENTERO HA FRACASADO. EL «MULTIMILLONARIADO POPULARCAPITALISTA», ya originario, ya derivado, ES IMPRODUCTIVO Y HORTERA; son vagos, se creen por encima del bien y del mal, y su historial está lleno de impago de deudas, evasión de impuestos y corrupción. Lo sé por propia experiencia profesional.

Los pisitos, las paguitas y las cartillitas no son riqueza; son pobreza. LA INMENSA DEUDA HAY QUE PAGARLA y solo puede honrarse trabajando. El algoritmo financiero-fiscal se ha perfeccionado para mantener la deuda siempre a salvo; y el voluntarismo popularcapitalista es impotente para bajar por las buenas el valor del dinero —moneda— con que ir pagándola. Si hubiera que resumir en dos palabras el porqué de todo esto, esas serían «CHINA» y «EURO».

El brexitrumpismo no solo es Proteccionismo —menos globalización—. También es Intervencionismo Nacionalista —más inversión pública—.

El brexitrumpismo no es más que los popularcapitalistas anglosajones, sin escrúpulos, liderados por sus chirriantes multimillonarios y sus lametraseros, haciendo de su impresentable necesidad, virtud: cerrar fronteras e intentar acelerar la máquina interior «a la keynesiana» —Gasto Público—, todo para no tocar pisitos, paguitas y cartillitas, procurando que lo pagues tú.

Los multimillonarios popularcapitalistas improductivos y horteras van a fracasar mucho antes de lo que parece —2018—.

Es imposible ponerle puertas al campo del comercio exterior. Y, tras el éxito cosechado desde 2006, el Capital no va a consentir ahora en rebobinar parte del terreno ganado a las fuerzas desacumuladoras popularcapitalistas; ¡con lo que costó dar el pinchazo de la burbuja! Es infantil creer lo contrario.

Las promesas de reactivación basadas en el proteccionismo y el intervencionismo nacionalista son irrealizables sin tocar el rentismo improductivo; porque lo que impide la expansión de la actividad económica ordinaria es, precisamente, eso; sobre todo, la sobrevaloración inmobiliaria, es decir, los todavía inmensos costes inmobiliarios e hipotecarios anidados en las rentas del Trabajo & Empresa. Justamente, la eclosión del proteccionismo-intervencinionismo nacionalista se explica por haber llegado la extracción improductiva de rentas a su no va más, dado el estrangulamiento financiero generado por ella misma.

El proteccionismo-intervencionismo nacionalista intenta expandir la actividad económica propia a costa de la de los demás: fabricar en el interior, no generar empleo en el exterior; caricaturizadamente, FABRICAR COCHES EN DETROIT, NO GENERAR EMPLEO EN STUTTGART. Pero, atención, se pretende hacerlo, no solo sin abaratar el coste de la vivienda al trabajador de Detroit, sino para que los precios inmobiliarios en Detroit vuelvan a burbujear. No se hace para «make America great again» sino para «MAKE AMERICA’S RENTIERS GREAT AGAIN». No es «America first» —trascendencia—; es «Me, american, first» —inmanencia—.

En suma, al preservarse la ineficaz distribución popularcapitalista de la Renta, cualquier posible mejora se perderá COMO AGUA EN UN CESTO. No se traducirá en una economía mejor, sino en un aumento de las rentas improductivas —y su «multimillonariado» específico—, no de las rentas productivas —y sus otros multimillonarios, los capitalistas de verdad—, con el consiguiente agravamiento del estrangulamiento financiero en segunda ronda y la aceptación de final abrupto.

Esto no quiere decir que, a corto plazo no haya un subidón brexitrumpista, como nos están enseñando los mercados cambiario y bursátil con el «TRUMP RALLY». Pero intentar subirse a él es peligroso, dada su verdadera esencia antitransicionista, además de dos cosas horribles específicas del villanocapitalismo:
– la posverdad; y
– la sospecha de tráfico de favores en negocios privados, con que el multimillonariado popularcapitalista empapa en las finanzas del Estado —el multimillonariado capitalista nunca se ha puesto él directamente al mando político—.

Pero lo más importante es que, para ti, el brexitrumpismo es una pedorreta ajena.

Mi mujer me pregunta por qué, a los humanos, nos gusta olernos nuestros pedos. No sé muy bien por qué. Pero sí sé dos cosas:
– no nos gustan los pedos de los demás; y
– los propios, aunque nos gusten, no dejan de ser MIERDA AEROSOLIZADA.

Gracias por leernos.

P.S.: La FED, de subir los tipos de interés de intervención, lo va a hacer a un ritmo tan desesperantemente lento que los g-DOP —gestores de Dinero de Otras Personas— no van a poder justificar razonablemente ningún cambio de composición de nuestras carteras, sobre todo antes de las rebajas fiscales que se esperan en EEUU.

(De «tapering», nada de nada, al menos en la eurozona. Ni siquiera hay apariencia de «tapering». De haber algo, solo sería apariencia de ganas de «tapering». No se da ninguno de los dos elementos del «tapering»: a) el elemento objetivo, la disminución, efectiva y en su conjunto, de la dimensión de la política monetaria ultralaxa; y b) el subjetivo, la intención de que la amalgama de políticas fiscales de las más de 200.000 haciendas públicas de la eurozona tome el relevo a la política monetaria ultralaxa. Antes al contrario, se ciernen negrísimos nubarrones sobre las expectativas políticas, económicas y sociales de la eurozona. El error viene de lo que decimos siempre: la actual política monetaria no es proinflacionaria, es anti-deflacionaria. No se trata de estimular nada, sino de no ahogar más.)

PROSPECTIVA DEL VILLANOCAPITALISMO.-

El capitalismo popular (CP) se caracteriza por la masiva distribución improductiva de la Renta —desacumulación de Capital— a favor de caseros, pensionistas de lujo, plazofijistas y superasalariados, todos aunados contra del Trabajo & Empresa bajo los lemas «Bajar nunca baja» y «Después de mí, el diluvio».

El villanocapitalismo es la degeneración, en los 2010, del modelo popularcapitalista de los 1980. Es el popularcapitalismo de «cobblepots & spectres».

En los 2000, el sistema capitalista reaccionó contra el CP poniendo en marcha la Transición Estructural (TE) a su modelo de sustitución, la Era Cero, caracterizado por la preservación del Capital, que significa estabilidad de precios —y de tipos de interés y de cambio— en niveles bajos o muy bajos.

Los exganadores popularcapitalistas se han echado al monte, resentidos contra el Estado, la banca, el bancocentralismo, los políticos, los chinos, o lo que sea dependiendo del sesgo ideológico de cada cual. Sus sempiternos lema se modulan a los actuales «Bajar baja poco», «Hay sitios y sitios» y «Esto son solo ciclos». Se confabulan, primero, para intentar volver a gozar de jugosas plusvalías, alquileres, intereses y demás rentas improductivas —según ellos, «recuperación» y «normalización»—; y, después, para intentar congelar la TE.

El villanocapitalismo es el popularcapitalismo extremista, zombificado aprovechándose de que el sistema capitalista, al estar anegado precisamente de basura popularcapitalista, se ve obligado a una TE gradual. En Reino Unido, Estados Unidos y otros lugares, el villanocapitalismo parece que está accediendo al mando. Lo hace teñido del inquietante «Que se jodan», que resuena por todas partes y que está haciendo que vivir sea un suplicio. Todos, incluso sus epónimos, lo perciben como pecaminoso y peligroso. ¿Qué puede pasar con él?

En teoría, como en todo estudio de prospectiva, habría cuatro escenarios, a considerar, dos extremos y dos intermedios, cada uno con su probabilidad de acaecimiento:
I.- FRACASO TOTAL
II.- FRACASO PARCIAL
III.- ÉXITO PARCIAL
IV.- ÉXITO TOTAL

La cosa está en que esta probabilidad, para el escenario IV, es cero, porque es incompatible con el sistema capitalista. Antes de realizarse, habría guerras convencionales que ganaría el sistema socialista, que no se quedaría quieto mientras se perpetran «cobblepotadas» y «spectradas».

Realmente, por tanto, solo hay tres escenarios: dos extremos —FRACASO TOTAL y ÉXITO PARCIAL— y uno intermedio —FRACASO PARCIAL—.

Todos sabemos en nuestro fuero interno que será así cuando aceptamos que el populismo solo es una táctica electoral y damos por hecho que el villanocapitalismo se va a atemperar, aguachirlar, descafeinar.

El escenario más probable es el de FRACASO PARCIAL del villanocapitalismo. Nótese que fracaso es lo contrario de éxito. Si ansiaban blanco, no es que no consiguen blanco, es que obtienen negro.

Lo único que está barajándose es la tristísima opción de trampa-prórroga, en la actual Re-Burbuja, que solo puede llevar a cabo la contemporización conservadorita. En España se ve muy bien, con la «große Koalition» entre Mariano «El Pisitos» Rajoy y Felipe «La Tatcher» González —de este último, estos días hemos sabido de sus alquileres—.

El extremismo villanocapitalista acelerará el invitable Re-Pinchazo, aunque consigan algunos de sus objetivos accesorios, como lo es la reinflación.

La autoridad monetaria europea, declarando oficialmente el aguante de su ultralaxitud monetaria, ha recibido muy bien la fanfarronada villanocapitalista. La reinflación buena —«de demanda», no «de costes»— que haya en EEUU y RU, será desinflación en la UE. No solo no hay motivos para variar el signo de la política monetaria en la UE, sino que los hay para mantenerlo por mucho tiempo después de que EEUU y RU intenten cambiar el suyo. El mayor precio del petróleo aumentará el problema porque se intentará traducir inmediatamente en inflación mala, pero significará más fondo deflacionista aún, lo que obligará a un combate específico con más laxitud monetaria a largo plazo, si cabe.

Todo marcha a pedir de boca, según nuestras previsiones. Habrá Re-Pinchazo en 2018. No es bonito lo que va a vivir la estrangulada España en los próximos ocho trimestres, pero por fin vamos a sanar. Tenemos que estar muy agradecidos al destino, que ha querido que EEUU y Reino Unido se salgan del guion, poniéndose tan interesantes con solo lo suyo.

Gracias por leernos.

pisitófilos creditófagos

EL BREXITRUMPISMO VA A FRACASAR.-

No creemos que Reino Unido llegue a abandonar la UE porque no van a ponerse de acuerdo en cómo hacerlo.

Trump va a ser castrado.

Solo va a haber efecto sorpresa. Las inflaciones americana y británica van a ser malas, «de costes», no «de demanda». Subirá solo simbólicamente el nivel de tipos de interés de las emisiones de activos financieros denominados en dólares y libras, pero se acabarán devaluando todos. La re-burbuja re-pinchará y habrá re-crisis de entidades de crédito.

El experimento popularcapitalista extremista solo habrá servido para que aumente la presión deflacionaria fuera de EEUU y Reino Unido, los «sans culottes» indignados se hagan fuertes, Rusia y China se alíen, Latinonamérica y la UE retomen la conciencia de sí mismas, el protestantismo pierda terreno en favor del catolicismo, y la i-CEO (ideología Chief Executive Officer) se horterice.

¿De qué podemos quejarnos?

El brexitrumpismo ni siquiera llegará a tiempo para reconvertirse al conservadoritismo contemporizador.

G X L

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s