LA VIVIENDA BÁSICA NO VALE NADA

(Muy bueno lo del amarillo para Pisito —una vez «colorao» vs. ciento amarillo, je, je—; su opuesto, el azul, para Empresa; el rojo para Trabajo; y el negro para el dinero negro. Ciertamente sustractivas, junto con extractivas, es un calificativo excelente. De hecho ya se usa profusamente.)

***RENTAS PRIMARIAS CANÓNICAS: PRODUCTIVAS Y APRODUCTIVAS.-

Lo canónico es que solo hay dos FACTORES DE PRODUCCIÓN: Trabajo y Capital, entendiendo por Capital todo lo que no es Trabajo.

Iniciativa Empresarial y Tierra (Recursos Naturales) no se consideran factores de producción autónomos, salvo por cuatro chalados neomercantilistas o neofisiócratas, que además proponen concepciones extravagantes del Capital, incompatibles con su prosaica realidad contable (Activo menos Pasivo).

Está muy extendido —cfr. Teoría Económica, Contabilidad Nacional, Contabilidad Financiera, Derecho Mercantil, Derecho Laboral, Derecho Fiscal, etcétera—:
– que las rentas (minúscula y plural) que instrumentan la transformación de la Producción (PIB) en Renta (mayúscula y singular), tengan la naturaleza que tengan, solo podemos clasificarlas contablemente o como del Trabajo, o como del Capital, o como mixtas del Trabajo y del Capital; y
– que el Trabajo tiene su «Remuneración», pero al Capital solo le corresponde el «Excedente», es decir , que las rentas del Capital tienen carácter residual respecto de las del Trabajo —las rentas del Trabajo serían más «primarias» que las otras primarias, las del Capital—.

Nosotros lo que decimos es que esta dicotomía Trabajo/Capital en el Enfoque de la Renta, que está prácticamente intacta desde el siglo XIX, es demasiado simple después de la eclosión popularcapitalista. No sirve para explicar la actual crisis ni ayuda a superarla, sino todo lo contrario.

Proponemos una modernización del Enfoque de la Renta: hay que netear las dos rentas primarias canónicas, aislando las rentas anidadas en ellas que no son, directamente, ni consecuencia ni causa de Producción. Que no tengan relación directa con la Producción es por lo que las hemos venido llamando improductivas, aunque mejor debiéramos llamarlas «aproductivas».

Nótese que empleamos el concepto de productividad en doble sentido causal. Lo hacemos aposta. Para ilustrarlo, nada mejor que la maravillosa frase escuchada a un agente inmobiliario de Miami (memorización obligatoria):
– «Antes, nuestros clientes eran personas que tenían dinero porque ‘hacían-cosas’. Hoy son ricos que ‘no-dan-Trabajo-ni-a-su-secretaria’».

Hoy por hoy, nos interesan solo cuatro grandes clases de rentas aproductivas anidadas en las dos primarias canónicas, que configuran lo que llamamos Sistema Tributario Privado, que se exacciona con ayuda del Estado:
– inmobiliarias,
– pensiones,
– financiero-fijas, y
– sueldazos.

No decimos que haya que abolir estas cuatro clases de rentas, sino que hay que administrar su tamaño porque la distribución de la Renta es un sistema de vasos comunicantes, y lo que va de más a destinos aproductivos, deja de ir a los productivos —Trabajo & Empresa—. Reduciendo al absurdo diríamos que, si toda la Renta se entrega a caseros, pensionistas, plazofijistas y superasalariados, en segunda ronda nadie trabajaría ni emprendería, con lo que dejaría de haber Producción.

En nuestros debates, han salido un montón de posibilidades para la calificación de nuestras rentas aproductivas, que se caracterizan económicamente por extraerse antes de que salarios y beneficios empresariales sean aprovechables para trabajadores y empresarios, respectivamente:
– supraprimarias
– preprimarias
– sustractivas (vs. aditivas)
– paraprimarias
– prioritarias
– heteroprimarias
– pseudoprimarias
– alfa
– preladas
– parasitarias
– preferentes
– antepuestas (vs. de suyo)
– sotoprimarias
– infraprimarias
– anteprimarias
– «BOEmamadas»
– criptoprimarias
– extraprimarias
– pasivas
– vampíricas

Podrían añadirse:
– extractivas
– coactivo-privadas
– absentistas
– necesarias (vs. suficientes)
– retroprimarias
– metaprimarias
– no estrictas

¿Y si renunciamos a tener una etiqueta adicional a la básica de rentas «aproductivas»? No tenemos ninguna necesidad de añadir ‘prima facie’ un adjetivo calificativo. Ya nos hincharemos a calificar en el desarrollo de la idea.

Repetimos que la esencia de lo que proponemos es mejorar el Enfoque de la Renta poniendo la lupa en las rentas primarias canónicas —del Trabajo o del «Capital»— para detectar y aislar cuatro tipos de rentas anidadas en ellas que no tienen relación directa con la Producción. Con otras palabras, aparte de consideraciones morales, solo proponemos subclasificar las rentas primarias en:
– rentas primarias productivas —salariales y empresariales—; y
-rentas primarias aproductivas —Pisito, Paguita, Cartillita y Sueldazo—.
En paralelo, proponemos los conceptos de
– Trabajo-Empresa; y,
– Capital-Empresa.

La exposición académica de nuestro Enfoque de la Renta debiera, pues, comenzar así:
– «La economía es Producción (Oferta), Renta y Gasto (Demanda). Como solo hay dos factores de Producción, solo hay dos grandes grupos de rentas primarias: del Trabajo y del Capital. Pero mirando detenidamente se observa que, anidadas en ellas, hay rentas que no están relacionadas directamente con la Producción. En particular, hay cuatro subgrupos de rentas primarias ‘aproductivas’, cuya hipertrofia desde los 1980, ha dado lugar al surgimiento de una nueva clase social, los millonarios popularcapitalistas, y a la distorsión de las ecuaciones de intereses de trabajadores y empresarios. Bla, bla, bla».

Gracias por leernos.

pisitófilos creditófagos

LA VIVIENDA BÁSICA NO VALE NADA.-

Ha sido una estupidez colateralizar con viviendas la inversión crediticia, creando la ficción de que encarnan la riqueza.

Nadie duda de que la crisis económica no es coyuntural —no es un mero vaivén «leydeofertademandista»—. Lo sabemos por el estrangulamiento financiero, es decir, porque vemos las consecuencias del hiperendeudamiento privado y público.

¿En qué discrepamos? Primero, en las formas. Una minoría lo pensamos y lo proclamamos; luego hay una mayoría silenciosa que lo piensa pero no lo proclama; y, finalmente, hay una minoría cínica que lo piensa pero proclama lo contrario. En segundo lugar, discrepamos en los sentimientos.

Particularmente, nosotros pensamos y proclamamos que la crisis no es sino la transición del modelo popularcapitalista ochentero al nuevo modelo capitalista, que llamamos Era Cero; y, además, estamos encantados de la vida con que esto suceda.

Debatir con cínicos es perder el tiempo. Nosotros, a lo nuestro. Ellos tienen sus razones, casi siempre mezquinas. Tampoco nos interesa convencer a nadie; antes al contrario, cuanto más éxito tenga la mistificación perpetrada por la minoría cínica, más aumentarán las contradicciones y más se acelerará la transición, como está pasando ahora con el brexitrumpismo (BrTr).

Dentro de las tareas transicionales de saneamiento financiero estaba programado cierto reburbujeo inmobiliario, es decir, el reinflado transitorio y parcial de la burbuja, para liberar a la banca. La reburbuja no es técnicamente una «bull trap». Aunque se le parece, no la impulsa la avaricia, sino el miedo.

Nótese el peligro que tiene la reburbuja. Burbujas y reburbujas coinciden en que se desprecia el valor futuro del dinero. Se fantasea con el precio que se espera que alcance el activo afectado. Pero, en las reburbujas, no hay optimismo con el activo, sino pesimismo con el dinero.

Por eso el señuelo de las reburbujas son las expectativas de reinflación, o sea, de reinflar después de haber desinflado. Decir inflación es decir pérdida del valor del dinero. ¿Pero cómo se inflacionan hoy las grandes áreas monetarias? ¡No tenemos ni idea!. Es una sandez decir que se va a conseguir con «deficit spending» o/y cerrando la frontera comercial —sin tocar la libertad de circulación de capitales—. El iceberg deflacionario es muy, muy importante. Se teorizó bien en los 1990, mucho antes del pinchazo, y desde entonces solo se nos ha ocurrido retardar sus efectos con tácticas de avestruz que, al final, lo han exacerbado.

¿De verdad piensan ustedes que el euro se va a venir abajo en el próximo futuro, justificando la cacareada reinflación en la UE? Como no fuera con un guerra convencional en suelo europeo auspiciada por EEUU, no se nos ocurre cómo habría de ser.

No se dejen llevar por el sarampión BrTr, que tanta ansiedad está generando.

2017 es el año de la madurez de la reburbuja.

2018 será el año del repinchazo.

Ciertamente, no contábamos con la incertidumbre añadida por la toma de poder político de los resentidos. Pero las políticas BrTr so una bendición para nosotros. Van a acelerar la transición, al menos, en la UE. Por supuesto, así será si se consuman. Pero, también, si se quedan en fase de tentativa, empezando por las periferias más estranguladas, como pasa con España.

Dicho de otro modo, de haber alguna posibilidad de reinflación, sería solo en las áreas monetarias BrTr, y a costa de las no-BrTr. En la UE, y especialmente en España, el solo intento BrTr desalineará inflación, tipos de interés y tipos de cambio, lo que acabará con toda esperanza inmoresucitadora, despejando el proceso transicional.

Un triunfo tipo BrTr dentro de la eurozona —p.e., Le Pen— aumentaría las contradicciones a un nivel tan insoportable que saltaría 2025 como ‘dies ad quem’ de la transición estructural. El ortograma, para este caso, dicta el abandono del gradualismo. Será bestial, como cuando el niño se niega en redondo a comer.

El único problema que vemos es el daño gratuito que puede hacer la ira de los resentidos. Estamos muy asustados porque la irracionalidad, que es un componente de la vida, está extendiéndose demasiado.

¡Con lo fácil que es decir por televisión que somos pobres porque hemos subido el precio de la vivienda para creernos ricos, y que aceptándolo podemos vivir muy bien con los salarios que de verdad nos podemos permitir!

Gracias por leernos.

P.S.1: Las tesis de Mann («Las fuentes del poder social», 1986 y 1993) nos recuerdan a las de Gustavo Bueno sobre los poderes basal, conjuntivo y cortical. En relación con este asunto, nosotros decimos que no nos importa tanto cómo es Poder, sino que parte de él la transición del modelo popularcapitalista ochentero al nuevo modelo Era Cero, dejando en la cuneta a una legión de resentidos, que se han echado al monte, pero consiguen ganar elecciones y referendums, dando grandes quebraderos de cabeza.

P.S.2: El Estado no es destinatario de la Renta. Los destinatarios de la Renta son los dos productivos —trabajadores y empresarios— y los cuatro aproductivos —caseros, pensionistas, plazofijistas y superasalariados—. Lo que sí hace el Estado, aparte de producir, es obtener rentas como empresario, casero y plazofijista, y gastarlas. El Estado está plenamente exento del Impuesto sobre Sociedades por las rentas que obtiene. Otra cosa: la fiscalidad es posterior a la distribución primaria de la Renta —precisamente por eso se la llama primaria, porque es anterior a la redistribución que hace el fisco—. Hay una pequeña excepción: la fiscalidad ligada a la Producción. La «Private Taxation» es la distribución primaria de la Renta que va a destinos aproductivos. Es prácticamente igual de coactiva que la recaudación tributaria y es impensable sin el poder del Estado sosteniéndola —cfr. desahucios, retenciones para pensiones, art. 135 de la Constitución, etcétera—. Finalmente, el gasto del Estado —uno de los sumandos de la ecuación de la Demanda— se financia con las pocas rentas que obtiene y, sobre todo, con la recaudación tributaria, presente o traída del futuro; pero la recaudación tributaria, en realidad, eres tú gastando como contribuyente, del mismo modo que la comunidad de propietarios de tu casa eres tú y tus vecinos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s