«¿Y TÚ POR QUÉ NO TE APUNTAS AL NUEVO CHOLLO ESPAÑOL: HOTELIZAR PISITOS PARA EXPRIMIR BICHOS?».-

(Holst escribió ‘Los Planetas’ durante la Primera Guerra Mundial. Su aire atormentado me recuerda que, como en ‘Don Giovanni’, el ‘Concierto Nº 20 para piano y orquesta’, de Mozart, participó de la angustia y el misterio de lo que estaba fraguándose: la revolución burguesa. En este Concierto, Mozart, que ya era masón, utilizó notas apagadas y dejó la ‘cadenza’ sin escribir, para que el intérprete improvisara —la versión más usada hoy es la del propio Beethoven—. Salvando las distancias, está pasando lo mismo con los «músicos» macroeconómicos actuales. Lo sombrío se ha apoderado de la razón. La calma es imposible. Proliferan las notas apagadas. Abundan pasajes sobreentendidos, se supone que brillantes. No viene una guerra convencional —la del ‘Marte’ de Holst—, pero sí una guerra civil de baja intensidad que van a ganar los capitalistas a los popularcapitalistas. EL DESPLOME DEL POPULAR ES UN SIGNO. ‘P-o-p-u-l-a-r’: nunca el nombre de un banco tocado había sido más pertinente. ¿Es el Popular el Astroc del Estrangulamiento Financiero Total Final 2016, como sucediera con esta empresa inmobiliaria respecto del Turning Point 2006?)

EL GÓLGOTA DEL CAPITALISMO ES EL TRÁGALA DE LA VIVIENDA BÁSICA COMO «GRAN» ACTIVO COLATERAL POPULARCAPITALISTA.-

Estamos en Semana Santa y toca recordar la pasión del Nazareno, crucificado por el statu quo, junto con Dimas, pecador bueno —como el publicano—, y Gestas, que no se arrepentía de sus pecados —como el fariseo— y que Le retó a un abracadabra yanosestamosmrecuperandista con retórica liberal:
– «¿No eres el Cristo?, pues líbrate y libértanos a nosotros».

Un activo financiero d-e-r-i-v-a-d-o lo es respecto de otro activo que llamamos s-u-b-y-a-c-e-n-t-e, que no tiene por qué ser financiero. El objeto de ambos —subyacente y derivado— es el mismo: el oro y el futuro del oro, por ejemplo.

El activo c-o-l-a-t-e-r-a-l, que no tiene por qué ser financiero, es aquel cuyo valor respalda el de un activo financiero autónomo, que llamamos p-r-i-n-c-i-p-a-l por la calificación de secundaria que damos a la relación jurídica de la garantía. El objeto de ambos —principal y colateral— es distinto: un préstamo y el inmueble dado en garantía del mismo, por ejemplo.

La burbuja popularcapitalista se ha hinchado porque los popularcapitalistitas —no todos estafados— no han visto o no han querido ver:
– que el valor hinchado de su «himbersión» (Pisito) solo era por ser ‘colateral’ en otras obligaciones principales;
– que el valor de su pensión de jubilación (Paguita) no ‘deriva’ de sus cotizaciones sociales;
– que las rentas financiero-fijas (Cartillita) no son capitalistas, es decir, no son dividendos —retribución a recursos propios, o sea, al Capital—, sino intereses —retribución a recursos ajenos—; y
– que las retribuciones de los trabajadores-directivos (Sueldazo) no son expropiación al Capital —contra los capitalistas— sino mera redistribución de la bolsa salarial —contra el resto de trabajadores—.

De las cuatro necedades popularcapitalistitas, la más incompatible con el capitalismo es la primera, la del Pisito. Lo es por dos motivos:
a) acaba provocando problemas muy serios en la colateralización de la inversión crediticia general; y
b) desplaza verticalmente para arriba la curva de costes del Trabajo & Empresa.

Por eso la OCDE ha sacado este informe, con esa foto tan impactante, que se asemeja a una guillotina, como muy bien apunta el compañero ‘Saturno’ de ‘Transición Estructural Net’:
http://www.oecd.org/social/affordable-housing-database.htm
http://www.oecd.org/media/oecdorg/directorates/directorateforemploymentlabourandsocialaffairs/socialpolicy/affordable%20housing.PNG

Según leemos en el informe de la OCDE, España es el último país de la OCDE en «Housing allowances» —subsidios a la vivienda— y el cuarto en «Housing cost overburden» —sobrecarga de costes de vivienda—.

España no puede seguir así. Nunca saldremos del pozo. Nunca habrá bancos estables, ni puestos de trabajo de verdad.

Finalmente, traemos a colación el estudio-ariete de la patronal turística contra el alquiler turístico, con el telón de fondo de la Balanza de Pagos:
http://www.exceltur.org/wp-content/uploads/2015/06/Alojamiento-turístico-en-viviendas-de-alquiler-Impactos-y-retos-asociados.-Informe-completo.-Exceltur.pdf

¡España está matando a su gallina de los huevos de oro!, que no son los pisitos, sino el Turismo.

El Pisito nos ha metido en una guerra civil-generacional autodestructiva, señores. Atrevámonos a vencerla.

¡TODOS CONTRA LA SOBREVALORACIÓN RESIDENCIAL BÁSICA, PREPARADOS PARA EL REPINCHAZO-2018!

Gracias por leernos.

JENOFONTE10
pisitófilos creditófagos

(La Resurrección es muy buena metáfora para sustituir el manido término de Recuperación. Resurrección no es resucitación. Resurrección significa transformarse para nacer a una nueva vida. Por contra, resucitar es restablecer —recuperar— la vida vieja medio muerta. No hay un verbo para resurrección, como resucitar para resucitación. Podría ser resurgir, pero no funciona bien. Desafortunadamente, se usa resucitar. De ahí tanta confusión. Las palabras mienten. En el mejor de los casos, la Reburbuja solo es la resucitación de Lázaro… para morir más tarde, en el Repinchazo.)

UNA GUERRA CIVIL BUENA PARA ACABAR CON UNA GUERRA CIVIL MALA.-

En las sociedades occidentales de los 1980, por avaricia, los nacidos antes de 1955 declararon una muy cerda guerra civil económica intergeneracional. El sistema capitalista la consintió para administrar los efectos desestabilizadores de su reciente triunfo sobre el inflacionismo. Era un guerra civil de baja intensidad, con todavía pocos mutilados, que producía efectos estabilizadores beneficiosos a corto plazo, con todos creyéndose capitalistitas.

Luego, sucedieron tres cosas maravillosas que, sin embargo, impidieron desinflamar las sociedades occidentales y ajustar sus economías:
– el increíble aumento de la productividad del Trabajo & Empresa que vino con nuevas tecnologías revolucionarias;
– la globalización financiera y comercial, con el hundimiento del coste de los transportes; y
– el despertar de China y, en menor medida, India.

En los 2010, llegada la hora de recuperarse de la orgía ochentera, las fuerzas del Trabajo & Empresa se han visto obligadas a declarar su propia guerra civil económica contra las sanguijuelas extractoras aproductivas de rentas, que, en cuanto se han dado cuenta de que lo suyo ya no servía al sistema capitalista —todo lo contrario, lo desestabiliza—, se han echado al monte llenas de resentimiento —por cierto, ejerciendo con muy ‘mala leche’ el derecho de voto y otras muchas cosas—:
– Pisito,
– Paguita,
– Cartillita, y
– Sueldazo.

Al nuevo enemigo pertenecen los nacidos antes de 1955, sí; pero también otros muchos apuntados después al parasitismo aproductivo, entre los que está el nada desdeñable colectivo de trabajadores-directivos, con su victimismo exculpatorio y su ‘caudillitismo’; con su repugnante Management Posmoderno —Dirección por Objetivos pervertida, bonus y blindajes, y castigo y control panóptico—; y con su Pensamiento Merchero, que todo lo resuelve con recetitas ‘leydeofertademandistas’ de su patética ‘economía de mercadillo’.

Desde los 1980, todo es estafa. Pero ahora es obscena.

No olvidemos que el nuevo enemigo ya no tiene la iniciativa —aunque haya conseguido puestos relevantes del sector público administrativo, como la presidencia de los Gobiernos de Estados Unidos, Reino Unido y España, y los órganos representativos del PSOE y de Podemos—.

¡ABAJO EL MODELO POPULARCAPITALISTA!

No tenemos nace que hacer, salvo esperar. Sentados en nuestras barricadas de internet vamos a ver pasar el cadáver de nuestro enemigo en 2018.

Les dejamos con un «basic», aunque de un santo que no es de nuestra devoción (*):
http://www.vnavarro.org/?p=14026
(«La alcaldesa Ada Colau lleva razón en su conflicto con Airbnb: los pisos turísticos están destruyendo los barrios».)

Gracias por leernos.
___
(*) Lo que nos está pasando no se explica en términos de «derechas vs. izquierdas» —eufemismo para «burguesía vs. proletariado»—, sino por la contradicción superpuesta en los 1980: «popularcapitalistitas vs. capitalistas». Además, el popularcapitalismo se nutre más con fuerzas que pasan por ser «de izquierdas» —falsosocialismo—, que por ser «de derechas» —falsoliberalismo—.

pisitófilos creditófagos

DIVIDENDOS (CAPITALISMO) VS. INTERESES (POPULARCAPITALISMO).-

Un Balance es dos listas de cosas, cada una con su valor. A la izquierda, los bienes y derechos (Activo). A la derecha, las deudas y obligaciones (Pasivo).

El Activo se subdivide en cuatro masas patrimoniales:
– Inmovilizado,
– Existencias,
– Tesorería, y
– Derechos de Crédito.

El Pasivo, en dos:
– Pasivo Exigible (lo que se debe a los acreedores), y
– Pasivo No Exigible (lo que se ‘debe’ a el/los dueño/s).

Podemos, pues, financiar un Activo de dos formas: vía Pasivo Exigible (préstamos) y vía Pasivo No Exigible (aportaciones de el/los dueño/s). Vía Pasivo Exigible, tendremos que pagar intereses a los prestamistas. Vía Pasivo No Exigible, tendremos que retribuir a el/los dueños con dividendos o dejando que aumente el Pasivo No Exigible cara a una futura liquidación.

El problema se complica porque estas 6 masas se mueven constantemente. Piénsese, por ejemplo, que la Tesorería cambia con la venta de Existencias; si hay beneficios en esta venta, la suma de las dos masas habrá aumentado. Ese valor de más que hay a la izquierda conforma la séptima masa patrimonial, que se anota a la derecha para cuadrar el Balance:
– Resultados.

Los Resultados se integran, pues, por la suma algebraica de todas las diferencias que haya en las modificaciones patrimoniales. Otro ejemplo: se devuelve un préstamo con sus intereses; disminuye la Tesorería por ambas cosas; y, en la derecha, la devolución del préstamo disminuye el Pasivo Exigible, pero el pago de los intereses, los Resultados.

Al final del año, se ‘distribuyen’ (saldan) los Resultados. Solo hay dos posibilidades: o/y se integran en el Pasivo No Exigible (acumulación como Reservas); o se distribuyen en sentido estricto disminuyendo la Tesorería, ya pagando a Hacienda (impuesto sobre los beneficios), ya retribuyendo a el/los dueños (Dividendos).

El capitalismo se llama así porque, primero, hay Capital —forma poética de referirse al Pasivo No Exigible—; segundo, el Capital es de propiedad privada; y, tercero, al Capital se acumulan Reservas y se le retribuye con Dividendos.

El Capital es la condición necesaria del capitalismo. Pero el modelo popularcapitalista puede existir sin Capital, financiando todo con préstamos.

Si te compras un pisito con un préstamo 100%, no tienes Pasivo No Exigible: en la izquierda del Balance tienes el pisito; pero, en la derecha, el préstamo (solo Pasivo Exigible); la suma es cero; encima, tienes gastos; y, si pincha la burbuja inmobiliaria, pasas a tener Capital Negativo (el Pasivo No Exigible no estará en el lado derecho del Balance, sino en el izquierdo). El modelo popularcapitalista, de por sí anticapitalista (cfr. reparto del Capital al pueblo) se convierte radicalmente en anticapitalista en el momento en que pincha la burbuja inmobiliaria.

¿Entienden por qué los popularcapitalistas están tan empeñados en desdibujar el concepto de Capital, para confundirlo con determinados elementos de las masas patrimoniales del Activo?

Desafortunadamente, las palabras mienten; y, del mismo modo que llamamos resucitar a «resureccionar» (haciendo que el cerebro confunda resucitación —lo que hace el SAMUR— con resurección), llamamos ‘capitales’ a los dineros, ‘rendimientos del capital inmobiliario’ a los alquileres, ‘bienes de capital’ a determinadas cosas, ‘capitalización’ a sumar los intereses en el segundo período al capital prestado en el primero, etcétera. Pero ese concepto de capital, con minúscula, que late en estos usos vulgares, fiscales, financieros, no es el que, con mayúscula, da nombre al capitalismo; es el concepto que ha engañado a los popularcapitalistas para que se creyeran capitalistitas desde los 1980.

Gracias por leernos.

pisitófilos creditófagos

«¿Y TÚ POR QUÉ NO TE APUNTAS AL NUEVO CHOLLO ESPAÑOL: HOTELIZAR PISITOS PARA EXPRIMIR BICHOS?».-

Nos está resultando muy asqueroso ver las babas de los popularcapitalistitas regodeados con su mierda de Reburbuja.

Durante la Burbuja, al menos, nos vendían un futuro de abundancia —al que pertenecían sus inmuebles sobrevalorados—.

Ahora, en la Reburbuja, lo que nos venden es un futuro de miseria que fuerza a vivir de alquiler a quienes:
– de la Generación X (nacidos entre 1960 y 1980), consiguieron quedar libres de cadena y bola durante la Burbuja, y
– de las nuevas Generaciones Millenial (Y) y Post-Millenial (Z), hoy se pueden permitir emanciparse.

La Burbuja se infló por la avaricia. La Reburbuja, por el miedo. La Burbuja descontó un futuro inflacionista. La Reburbuja es la negativa a rebobinar dicho descuento, una vez constatado que el futuro inflacionista es irrealizable.

No va a haber inflación. Va a haber deflación. Los tipos de interés van a estar muy, muy abajo toda vuestra vida. El dinero no va a perder poder adquisitivo. Lo va a ganar. El euro es una moneda especialmente cojonuda. Y las autoridades monetarias se desgañitan diciéndonoslo.

EL BANCO ESPAÑA PROCLAMA SIN AMBAGES LA ERA CERO* —lectura obligatoria—:
http://www.bde.es/f/webbde/SES/Secciones/Publicaciones/InformesBoletinesRevistas/ArticulosAnaliticos/2017/T1/fich/beaa1701-art7.pdf

a) El nivel de tipos de interés es consecuencia, no causa.- «El tipo de interés natural es el tipo de interés real (el tipo nominal menos la inflación esperada) que prevalecería bajo circunstancias consideradas como d-e-s-e-a-b-l-e-s desde el punto de vista de la e-s-t-a-b-i-l-i-z-a-c-i-ó-n macroeconómica (PIB, inflación, etc.)».

b) El actual nivel tan bajo de tipos de interés no trae causa de la crisis del popularcapitalismo.- «La evidencia disponible parece indicar que, en las últimas d-é-c-a-d-a-s, el tipo natural ha descendido hasta situarse, más recientemente, en niveles históricamente bajos —o incluso negativos— en algunas de las principales economías avanzadas. Dicha caída parece haberse debido a una combinación de f-a-c-t-o-r-e-s d-e o-f-e-r-t-a y d-e d-e-m-a-n-d-a que se han visto reforzados por las consecuencias de la Gran Recesión».

c) Preocupación por la munición monetaria, cara a las recesiones coyunturales que están por venir.- «El Eurosistema tiene un objetivo de inflación ‘cercano pero inferior al 2 %’. Dicho objetivo típicamente ‘ancla’ las expectativas de inflación a largo plazo de los agentes. El problema reside en que con expectativas de inflación en el 2 %, si el tipo de interés natural es cercano a cero, el tipo de interés nominal medio será del 2 %, por lo que el m-á-x-i-m-o r-a-n-g-o d-e b-a-j-a-d-a d-e t-i-p-o-s en caso de una recesión será precisamente de 2 puntos porcentuales (pp)».

El artículo es corto, está bien escrito, sitúa la ‘forward guidance’, la ‘quantitative easing’, etc., y el único gráfico que contiene es muy esclarecedor. Termina con bibliografía y con el típico recuadro para acallar a gafes matematizantes. En fin, estamos ante una joya.

Señores, todo encaja. Los estructuraltransicionistas internáuticos tocamos en una orquesta afinada.

No lo duden. La Transición Estructural va a recibir próximamente su impulso definitivo. Será en 2018. Cuantos más «himbersores» piquen ahora, mejor… siempre que se trate de pisitos del stock-banca, claro está.

Gracias por leernos.
__
* Recordemos que la Era Cero es el modelo de sustitución del Popularcapitalismo ochentero, desechado por el sistema capitalista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s